La insuficiencia renal ocurre cuando uno o los dos riñones no son capaces de realizar sus funciones usuales. Según la Sociedad Española de Nefrología afecta a un 10% de los españoles mayores de 18 años y a un 20% de los mayores de 65 años.

INSUFICIENCIA RENAL

CONCEPTO
La insuficiencia renal ocurre cuando uno o los dos riñones no son capaces de realizar sus funciones usuales. Los riñones son dos órganos en forma de judia ubicados en la parte baja de la espalda. Su principal función es la de remover los desperdicios del cuerpo y equilibrar el agua y los electrolitos que contiene la sangre al filtrar de ésta la sal y el agua. Los desperdicios y el agua son expulsados por los riñones en forma de orina. Pero quizás; lo primero es que empecemos por explicar algo sobre los riñones, y así: 

¿Dónde están los Riñones?
Todos tenemos dos riñones, localizados en la parte media-baja de la espalda, arriba de la cintura, uno a cada lado de la espina dorsal.
Los riñones son órganos gemelos, aproximadamente del tamaño del puño; cada uno pesa alrededor de 100 gramos. Tienen la forma de una judia y se comunican con el sistema sanguíneo a través de dos conductos llamados “arterias renales”.
Cada riñón está unido a la vejiga por medio de un tubo llamado “Uréter”. La orina se forma en los riñones y se almacena en la vejiga. Cuando se orina, ésta sale de la vejiga a través de otro tubo, la “uretra” que la lleva fuera del cuerpo. 

¿Cómo funcionan los riñones?
La sangre entra a los riñones a través de las arterias renales. Dentro del riñón, la sangre se limpia al pasar por unos filtros pequeñísimos.
Estos filtros se llaman “nefronas”. Existen alrededor de un millón de nefronas en cada riñón.
Es dentro de los riñones donde los productos de desecho y el exceso de líquido se filtran para eliminarlos de la sangre.
La sangre limpia regresa al torrente sanguíneo central del cuerpo por medio de las venas renales. Los desechos y el exceso de líquido se almacenan en la vejiga como orina. Cuando la vejiga está llena, la orina sale del cuerpo.

¿Qué hacen las Nefronas?
Las nefronas son filtros microscópicos localizados dentro de los riñones, que sirven para limpiar la sangre. Una nefrona consiste en un filtro de vasos sanguíneos diminutos llamado Glomérulo, unido a un Túbulo. El Glomérulo filtra la sangre para retirar los desechos y el exceso de líquido.
El trabajo del Túbulo es el de equilibrar la cantidad de líquido y productos químicos que su cuerpo necesita. Devuelve los líquidos y productos necesarios a la sangre y desecha lo que el cuerpo no necesita. Al agua extra y los desechos se les da el nombre de orina. 

¿Cuáles son las funciones de los Riñones?
Realizan los trabajos vitales de limpiar la sangre de desechos y de eliminar el líquido extra. Los riñones filtran la sangre y entre otras cosas, también ayudan a controlar la presión arterial, mantienen los productos químicos y los líquidos en equilibrio y ayudan a mantener fuertes los huesos y se encargan de la producción de la eritropoyetina.
Todos estos planteamientos de los servicios prestados por los riñones, resaltan la importancia de vigilar periódicamente su funcionamiento, realizándose un análisis de orina. A través de su composición podremos comprobar si el riñón ha funcionado bien y ha cumplido por tanto, plenamente su misión.
Quedamos por tanto en que no solo filtra o depura, sino que al mismo tiempo regula la composición de los elementos que intervienen en el cuerpo humano. Su funcionamiento marca las cantidades de las diversas sustancias como el agua, el sodio, el cloro, el potasio, el fósforo, ect.; en definitiva, regula la composición que debe tener el líquido extracelular, para que las células puedan producir a pleno rendimiento. 

Y ahora sí que hemos de continuar explicando algo sobre la insuficiencia renal

TIPOS DE INSUFICIENCIA RENAL
Las insuficiencias renales se dividen en agudas y crónicas.
Insuficiencia Renal Aguda – pérdida repentina de las funciones renales
Insuficiencia Renal Crónica – pérdida gradual y lenta de las funciones renales
En el adulto, los riñones filtran aproximadamente 100 ml. por minuto. Consideramos que la Insuficiencia renal ampieza cuando la filtración se reduce a 60 ml ( en esta etapa aún el individuo es asintomático) y así puede permanecer tiempo, hasta que  los riñones filtran unos 20 ml de sustacias por minuto y ya  se desarrollan serios problemas de salud. Cuando la filtración renal se reduce a  un 10- 15% es necesario efectuar una diálisis o un transplante para mantenerse vivo.

¿QUE LA PUEDE ORIGINAR?
Las enfermedades del riñón se deben a que los pequeños filtros de los riñones (llamados nefrones) pierden su habilidad para filtrar. El daño en los nefrones puede ocurrir repentinamente después de una lesión o de un envenenamiento. Sin embargo, muchas enfermedades renales toman años e incluso décadas para causar un daño evidente.
Las dos causas más comunes de las insuficiencias renales son:
• Diabetes – alta concentración de azúcar en la sangre que resulta de la diabetes y daña los nefrones
• Presión arterial alta – presión alta que daña los vasos capilares de los riñones
Otras causas de las insuficiencias renales pueden incluir:
• Pielonefritis
• Glomerulonefritis
• Enfermedad renal policística
• Defectos de nacimiento
• Envenenamiento
• Trauma severo
• Uso a largo plazo de medicinas que contienen:
Aspirina
Acetaminofeno
Ibuprofeno
• Bloqueo del tracto urinario debido a:
Tumor de colón o de vejiga
Cálculo(s) grande(s) en el riñón
Próstata crecida
• Acumulación anormal de sustancias dentro de los riñones, tales como:
Amiloidosis
Acumulación de proteína
• Reacción alérgica a medicinas o a los líquidos de rayos X
• Enfermedades sistémicas, incluyendo:
Lupus eritematoso sistémico (lupus)
Poliarteritis
Granulomatosis de Wegner y Goodpasture
• Condiciones que reducen severamente el volumen de la circulación de fluidos/sangre, como:
Pérdida severa de sangre
Quemaduras
Pancreatitis
Peritonitis
Sepsis
Insuficiencia cardíaca
Enfermedad del hígado
Shock (debido a cualquiera de las condiciones antes mencionada o a la baja repentina y severa de la presión arterial)

FACTORES DE RIESGO
Un factor de riesgo es aquello que incrementa sus probabilidades de desarrollar una enfermedad o padecimiento. Los factores de riesgo de las insuficiencias renales incluyen:
• Diabetes
• Presión arterial alta
• Lupus
• Uso prolongado de pastillas para el dolor que contengan aspirina o NSAID (pos sus siglas en inglés) en grandes cantidades
• Insuficiencia hepática, Ictericia
• Falla respiratoria
• VIH
• Cáncer
• Cirugía a corazón abierto reciente
• Cirugía reciente sobre un aneurisma aórtico abdominal

SINTOMAS
Algunas enfermedades del riñón comienzan sin ningún síntoma. A medida que la insuficiencia renal progresa, algunos síntomas pueden desarrollarse:
• Retención de líquidos
• Manos y pies inflamados
• Entumecimiento de manos y pies
• Fatiga
• Baja expulsión de orina
• Micción frecuente
• Pérdida del apetito, desnutrición
• Úlceras, mal sabor de boca
• Náuseas
• Vómito
• Estreñimiento
• Diarrea
• Calambres en los músculos y movimientos nerviosos 
• Pericarditis
• Inflamación en el cuerpo
• Presión arterial alta
• Huesos débiles y quebradizos
• Piel amarillenta o cobriza

DIAGNOSTICO
El médico le interrogará acerca de sus síntomas e historial médico y le practicará un examen físico.
Las pruebas podrían incluir:
Pruebas de Sangre – para ver si los riñones funcionan correctamente. De lo contrario, los niveles de creatina y urea nitrógena en la sangre se incrementarán. 

La Tasa de Filtrado Glomerular (TFG) es una medida del funcionalismo de sus riñones. Los glomérulos son unos filtros diminutos localizados en su riñón que permiten eliminar los productos de desecho de la sangre, al mismo tiempo que evitan la pérdida de constituyentes importantes entre los cuales se encuentran las proteínas y las células sanguíneas. La tasa hace referencia a la cantidad de sangre que se filtra por minuto. La medida de la TFG por un método directo comporta ciertos riesgos, por esta razón se utiliza a menudo una estimación -la TEFG
La medida de la TFG se considera la manera más exacta de detectar cambios en el estado de la función renal. Si la lesión renal se detecta precozmente, es posible evitar un deterioro de dicha lesión en especial si es debida a hipertensión arterial, diabetes o a otras causas que se puedan tratar. Sin embargo, la medida de la TFG es complicada y requiere personal experto; por este motivo, suele realizarse una estimación de la TFG. Puesto que la TEFG puede calcularse a partir de la creatinina sérica, y esta última es una prueba de laboratorio muy común, es posible obtener una estimación razonable de la TFG real.
El aclaramiento de creatinina también proporciona una estimación de la función renal y de la TFG real. Sin embargo, además de determinar la creatinina en sangre, para esta prueba es necesario recoger la orina durante 24 horas para conocer la concentración de creatinina en orina y posteriormente calcular el aclaramiento.
Otro método de evaluación de la funcíón renal consiste en la medida en suero de una molécula conocida como Cistatina-C (el interés en el uso de esta prueba no deja de aumentar). 

¿Qué significa el resultado?
En comparación a la creatinina en suero, la TEFG detecta de manera más fiable y precozmente una posible enfermedad renal. Debido a que el cálculo funciona mejor cuando la función renal está disminuida, la NKF, la SEN y la SEQC recomiendan que se informen tan sólo los resultados inferiores a 60 mL/min (los valores normales se sitúan entre 90 y 120 mL/min). Una TEFG inferior a 60 mL/min sugiere lesión renal. Se recomienda que la TFGE se interprete de acuerdo a la historia clínica del paciente y a las manifestaciones clínicas.
La NKF sugiere que todo el mundo pueda conocer su valor de TEFG; recomienda una interpretación de la TFG (normalmente con la TEFG) basándose en la siguiente tabla: 

Estadio de Lesión Renal Descripción TFG Otros hallazgos
1 Lesión renal con TFG normal o elevada 90+ Aumento de la concentración de proteínas o albúmina en orina, detección de células o cilindros en orina.
2 Disminución ligera de la TFG 60-89
3 Disminución moderada de la TFG 30-59
4 Disminución severa de la TFG 15-29
5 Fracaso renal < 15

Pruebas de Orina – para ver si los riñones funcionan correctamente. De lo contrario, la orina puede contener cantidades elevadas de proteína. Se le puede solicitar que colecte una muestra de orina en un recipiente especial después de un período de 24 horas. Además de descubrir si hay residuos de proteína en la orina, el médico puede determinar el funcionamiento de sus riñones al medir si éstos están limpios de creatina a un nivel normal. En casos severos de insuficiencia renal, la cantidad de orina producida puede ser bastante baja e incluso detenerse completamente.
 
Imagen Renal – se usa para Ultrasonido , MRI (Imagen de resonancia magnética) o Tomografía computarizada para tomar una placa de los riñones. Dichas placas mostrarán ya sea que el fluido de orina esté bloqueado o que haya algún crecimiento anormal en los riñones. 

Biopsia – tomar una pequeña muestra del tejido renal para ver cómo están funcionando las células del riñón.

TRATAMIENTO
La mayoría de las enfermedades renales no son reversibles, pero el seguir el tratamiento recomendado puede ayudar a preservar la mayor parte de las funciones renales e intentar revertir algunos de los efectos de la insuficiencia renal.
MEDIDAS GENERALES; 
LA DIETA
Diferencias en la Dieta respecto a la población general
Las proteínas
Las recomendaciones para pacientes con insuficiencia renal leve no varían respecto a las de la población general, es decir de 0,8 g/kg. de peso y día. Lo que ocurre es que la población en general consume un exceso de proteínas importante, y el ajustar la dieta a estas necesidades para la mayoría de las personas sería restringir las que toma habitualmente. Se basaría fundamentalmente en escoger menor cantidad de proteínas (segundos platos), seleccionando piezas medianas ó pequeñas de carne ó pescado y no picotear alimentos ricos en proteínas.
Cuando la función renal se ha deteriorado de forma importante (concretamente menos de un cuarto de la función máxima), se recomienda la restricción de proteínas a 0,6 g/kg. de peso corporal (aproximadamente 40 gr. para una persona de 70 kg.), que son más estrictas, y a muchas veces difíciles de realizar. Del total de las proteínas, un 60-70% deberían ser de alto valor biológico (clara de huevo, leche) y por tanto, ricas en aminoácidos esenciales. En ocasiones es necesario recurrir a fórmulas comerciales que aportan gran cantidad de energía y son bajas en proteínas, sodio y potasio.
Hay que tener en cuenta que las dietas de menor cantidad de proteínas son nutricionalmente inadecuadas.
Se ha propuesto el uso de dietas muy bajas en proteínas (20 gr/día) complementando a las mismas con aminoácidos esenciales y análogos de aminoácidos que pueden disminuir la producción de productos nitrogenados tóxicos.
Si bien es importante el que en fases iniciales de la insuficiencia renal se modere el consumo de proteínas, es tan importante asegurar que en fases avanzadas se cubren sus requerimientos, dado el alto riesgo de la malnutrición y los riesgos que conlleva.
Grasas y carbohidratos
Si es importante el alcanzar un consumo adecuado de proteínas, también lo es el alcanzar al requerimiento necesario de energía para evitar la malnutrición calórica, por medio de grasas y carbohidratos.
En cuanto a los carbohidratos aportarán aproximadamente un 45-55% del total de calorías de la dieta, dando preferencia a los carbohidratos complejos, las grasas aproximadamente un 35-45% del total de las calorías, la mayoría insaturadas.
La aparición de alteraciones en los lípidos en la sangre, puede requerir la disminución de la grasa a un 30% del valor calórico de la dieta, con disminución de la ingesta de ácidos grasos saturados y de la cantidad de colesterol (300 mg/día).
Hay que considerar que en la insuficiencia renal hay alto riesgo de arteriosclerosis y de muerte por enfermedad cardiovascular, por lo que es importante controlar este factor de riesgo.
¿Y qué ocurre con el agua y el sodio?
Generalmente el agua no se restringe hasta fases muy avanzadas de la insuficiencia renal crónica, siendo mucho más importante restringir el sodio. El agua debe restringirse junto con el sodio cuando existe retención excesiva de líquidos.
El sodio debe restringirse a niveles capaces de evitar la aparición de retención de líquidos o hipertensión arterial, pero no debe restringirse en exceso, ya que es más peligrosa una deshidratación que una ligera retención de líquidos. El sodio está presente fundamentalmente en la sal común y alimentos ricos en sal ó determinados conservantes: jamón serrano, tocino, bacon, embutidos, pescado seco, carnes saladas, mariscos, sopas preparadas, zumos envasados,…
¿Y con el potasio?
En cuanto al potasio, la capacidad de eliminar el mismo disminuye en las fases terminales de la insuficiencia renal crónica, por lo que se debe restringir su ingestión en la dieta. Destacan en general las frutas y vegetales. También algunas maniobras culinarias pueden disminuir el potasio de los alimentos (hervido, remojo, etc.)
Calcio, fósforo, vitamina D
Es importante limitar la ingesta de fósforo, teniendo en cuenta que al disminuir las proteínas ya se disminuye el aporte de fósforo. El calcio disminuye al elevarse el fósforo, y también porque se absorbe en menor cantidad en el intestino (por fallo de la vitamina D, que se debe activar en el riñón).
Cuando la función renal es mínima, se usan sales de calcio que además de aportar calcio, "fijan" el fósforo e impiden que éste se absorba.
Otros minerales y vitaminas
El hierro puede ser necesario suplementarlo debido a que está presente sobre todo en alimentos proteicos, pero es preciso individualizar, al igual que el calcio.
Cuando el aporte de proteínas es bajo (< 0,6 g/kg. de peso y día) la dieta aporta menor cantidad de ciertos tipos de vitaminas hidrosolubles: tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico por lo que se aconseja suplementarlas

MEDICAMENTOS
El uso de todo medicamento, tanto los prescritos por un médico como los que no, debe ser revisado cuidadosamente. Los medicamentos que dependen de la expulsión hecha a través del riñón necesitan ser dosificados y monitoreados cuidadosamente, o evitarse completamente.
Los medicamentos usados en insuficiencias renales agudas o crónicas pueden incluir:
• Diuréticos, como la furosemida o el manitol – ayudan a limpiar los riñones, incrementan el fluido urinario y liberan al cuerpo del exceso de sodio.
• Dopamina, péptido natriurético atrial (ANP por sus siglas en inglés) dilata los vasos sanguíneos de los riñones, incrementa el fluido de la orina y elimina el sodio
• Inhibidores de la enzima de conversión angiotensina
• Medicamentos para la presión sanguínea 

DIALISIS
 la diálisis es un proceso que se lleva a cabo en los dos riñones y filtra potenciales desperdicios tóxicos de la sangre. La diálisis puede realizarse temporalmente, hasta que las funciones renales mejoren o hasta que sea posible realizar un trasplante de riñón.
Equilibrar los electrolitos, controlar la anemia y el conteo bajo de plaquetas – los niveles de sodio, potasio, calcio y fosfato en la sangre, así como la medición hematológica como la de las células rojas de la sangre, hematrocitos y plaquetas deben ser realizados regularmente. Las inyecciones de eritropoyetina, una hormona normalmente producida por los riñones para estimular la producción de células rojas, puede suministrarse para controlar la anemia en los riñones.Eritropoyetina
Trasplante de Riñón – para algunas personas, recibir un transplante de riñón puede ser la única opción. Que el transplante sea exitoso depende de múltiples factores, incluyendo el que alguna enfermedad subyacente todavía esté presente y el estado de salud general de la persona que recibe el transplante. 

CAMBIOS EN SU ESTILO DE VIDA
Las siguientes medidas ayudan a sus riñones a permanecer saludables por más tiempo:
• Revisar su presión sanguínea regularmente y usar la medicina adecuada para controlar la presión alta.
• Si usted es diabético, controle su nivel de azúcar cuidadosamente. Pida ayuda a su médico o nutriólogo.
• Evite el uso crónico de medicinas para el dolor.
• Si usted padece de una insuficiencia renal crónica, puede ser necesario que limite su consumo de proteínas. Un nutriólogo puede ayudarle a ajustar su dieta.
• Limite su consumo de colesterol. El colesterol se encuentra en comidas de origen animal, tales como carnes y productos lácteos, incluyendo huevos.
• Limite su consumo de sodio.
• Si usted padece una enfermedad del riñón grave, limite su consumo de potasio (que se encuentra en frutas, verduras, nueces y semillas). La ayuda de un nutriólogo es crucial si sus riñones no están funcionando apropiadamente.

PREVENCION
En algunos casos, usted no puede prevenir una insuficiencia renal. Sin embargo, existen algunas medidas que usted puede tomar para disminuir sus riesgos:
• Mantenga una presión sanguínea normal.
• Si usted es diabético, controle su nivel de azúcar en la sangre.
• Evite la exposición a sustancias tóxicas por periodos prolongados, tales como plomo y solventes.
• No abuse del alcohol o de las medidas para el dolor sin prescripción.
• Si usted padece de una insuficiencia renal crónica, consulte con su médico antes de embarazarse.