Viernes 22 Agosto 2014

Odontología

La halitosis

Escuela de Salud

El mal aliento o halitosis es un problema común que ha afectado a la humanidad desde siempre. A diferencia de la creencia popular, su aparición, no significa obligatoriamente que tengamos problemas estomacales. Al contrario, en la mayoría de los casos esta enfermedad tiene su origen en las bacterias que habitan en nuestra boca.

imprimir aumentar letra disminuir letra
¿QUÉ ES ? El mal aliento o halitosis es un problema común que ha afectado a la humanidad desde siempre. A diferencia de la creencia popular, su aparición, no significa obligatoriamente que tengamos problemas estomacales. Al contrario, en la mayoría de los casos esta enfermedad tiene su origen en las bacterias que habitan en nuestra boca.

¿PORQUÉ LA SUFRES? * Microorganismos bucales: En las personas sanas, la halitosis está originada por ciertas bacterias que se encuentran en los tejidos blandos de la boca. Las encías y en especial la superficie posterior de la lengua son los asentamientos perfectos para estos microorganismos, que viven bajo un manto mucoso produciendo gases que ocasionan olores desagradables.

* Higiene deficiente: Según las últimas investigaciones, la halitosis origina, en un 90% de los casos, en la cavidad oral, como consecuencia de una mala higiene bucal. La placa dental, el sarro, la caries, los puentes fijos mal diseñados, las dentaduras totales y parciales removibles son algunos de los factores que contribuyen a la acumulación de capas de restos alimenticios en la lengua.

* Infecciones: Unicamente el 10% de los casos de mal aliento se debe a afecciones en el estómago, en la garganta, la nariz o los senos paranasales.

No obstante, la halitosis también puede ser síntoma de otros problemas más importantes. La aparición de un mal aliento de forma repentina, que aumenta considerablemente en muy poco tiempo y viene acompañado de fiebre o accesos de tos, puede ser indicativo de que algo no marcha bien en nuestro organismo. 

ELIMINA LAS BACTERIAS * Extrema la limpieza: El único tratamiento eficaz para evitar el mal aliento consiste en eliminar las bacterias responsables. De ahí la importancia de extremar la higiene y visitar periódicamente al odontólogo. Recuerda, que mientras no se haya controlado la causa, el uso de chicles, caramelos o sprays para el aliento, lo único que conseguirá será enmascarar un problema que sigue estando ahí.

CUIDADO CON LOS FÁRMACOS: El mercado ofrece una amplia gama de productos para combatir el mal aliento. Pero hay que tener muy claros algunos aspectos:

*Eficacia limitada: la mayoría de estos productos son eficaces en la medida en que complementan una higiene bucal correcta.

*Solución temporal: en personas que padecen halitosis el efecto conseguido es transitorio (15-3. min.), por lo tanto no funciona como tratamiento eficaz a largo plazo. ¡Ojo con los enjuagues bucales!: muchos contienen alcohol y acaban irritando la mucosa bucal.

¡MEJORA TU DIETA!

Una mala dieta y un estómago de digestión lenta pueden ser los responsables de los malos olores bucales. Para solucionar este problema:

* Reduce los azúcares y las grasas.

* No abuses de alimentos que provocan mal olor bucal (ajo, cebolla...)

* El alcohol: sólo en las comidas.

* Bebe dos litros de agua al día.

* Mastica chicle entre horas.

EXTREMA LA LIMPIEZA:

La verdadera terapia para eliminar el mal aliento es una boca sana.

* Cuida tu higiene dental: cepíllate los dientes y usa seda bucal para los espacios interdentales.

* Enjuaga bien la lengua y las encías: también acumulan bacterias.

* Visita periódicamente al dentista: dos veces al año son suficientes.

* Usa kits de clínica dental: son tratamientos que incluyen, entre otras cosas, un instrumento de plástico diseñado para limpiar la lengua y enjuagues orales que eliminan el olor.

GANARÁS CONFIANZA:

Los estudios han demostrado que el mal aliento es un factor que afecta de manera importante en las relaciones interpersonales.

* Mejora tu imagen ante los demás: las encuestas confirman que la imagen de los individuos con mal aliento es siempre negativa. Esta afección puede ocasionar problemas sociales, sexuales e incluso laborales. Por tanto, ¡ cudia más el problema !.

* Consulta con el médico: como nadie es capaz de notar su propio aliento, la mayoría de los afectados no son conscientes de padecer esta afección. Por ello, si alguien padece halitosis, lo mejor que alguna persona de cercana y de confianza (el médico, la pareja, un amigo) le hable abiertamente de la existencia de este problema y así podrá solucionarlo. 

CINCO CAUSAS A COMBATIR: * Ciertos alimentos: la cebolla, el ajo, el brécol, las pipas... Los componentes de estos alimentos son incorporados al flujo sanguíneo a través de la mucosa gástrica y posteriormente liberados a la saliva y a los pulmones. El mal aliento que producen puede prolongarse hasta 72 horas después de haber sido ingeridos. También suele aparecer el mal olor cuando se llevan dietas alimenticias ricas en proteínas animales.

* Malos hábitos: el tabaco o el consumo de alcohol son dos de los principales causantes de halitosis. Eliminar o reducir su consumo es la única solución.

* La boca seca: la falta de saliva en la boca es responsable de la llamada halitosis matinal que sufren la mayoría de los adultos. La saliva es la encargada de mantener limpia la boca y en su ausencia las bacterias se adhieren a la lengua provocando mal olor. Respirar por la boca y roncar provocan los mismos resultados.

* Es estrés: Un ritmo de vida acelerado influye negativamente en nuestra salud bucal en general, e incide directamente en la aparición del mal aliento.

* La mala higiene bucal: es la principal responsable de la halitosis. Si a ella se añaden problemas de infecciones en la boca como las caries o la aparición de llagas, el mal olor está garantizado por una larga temporada.

VITAMINAS QUE MANTIENEN SANA TU BOCA: VITAMINA A: ayuda a tener los dientes y las encías fuertes. Encontrarás esta vitamina en los albaricoques, melocotones, nísperos, peras, sandías y mandarinas, entre otros alimentos.

VITAMINA B: la vitamina B3 mantiene limpia la lengua y favorece una buena digestión. La encontrarás en los mismos alimentos que la vitamina A.

VITAMINA C; con ella, las heridas cicatrizan antes, sobre todo aquellas que aparecen en las encías. Está presente en abundancia en frutas como las naranjas, los kivis, los pomelos o las mandarinas.

Enviar a un amigo







Enviar

Imprimir

Logotipo Cope Liderdoctor GerHogar