La única posibilidad de tener opción a un tratamiento curativo en cáncer de próstata es su diagnostico precoz, antes que aparezca algún síntoma, por lo que su evaluación preventiva debe ser anual desde los 50 años, desde los 40 años en familiares directos (hijo o hermano) de un enfermo de cáncer de próstata ya que el riesgo es mayor y también desde los 40 años en hombres de raza negra. No espere tener molestias.

¿Quién debe controlarse?

La única posibilidad de tener opción a un tratamiento curativo en cáncer de próstata es su diagnostico precoz, antes que aparezca algún síntoma, por lo que su evaluación preventiva debe ser anual desde los 50 años, desde los 40 años en familiares directos (hijo o hermano) de un enfermo de cáncer de próstata ya que el riesgo es mayor y también desde los 40 años en hombres de raza negra. No espere tener molestias.

Desde los 50 años: Hombre normal.

Desde los 40 años: Familiar de enfermo de cáncer de próstata.

Desde los 40 años: Raza negra.

¿Qué es el A.P.E. (Antígeno Prostático Específico)?

Es una sustancia contenida en la próstata y que circula en mínimas cantidades en la sangre. Su medición con un examen de sangre es de gran utilidad para la pesquisa de cáncer de próstata y por lo tanto parte fundamental en la evaluación de un paciente. La correcta interpretación de su resultado es una evaluación individual que debe ser realizada por un especialista el que tomará en cuenta iguales exámenes previos, el tamaño de la próstata, la edad, etc. diversos factores que hacen a cada enfermo un caso particular.

¿Qué síntomas puede producir la próstata?

Lo más importante de recalcar es que no se debe esperar el tener síntomas para consultar, cualquiera de las enfermedades de la próstata pueden producir molestias, pero hay que considerar que si las molestias son producidas por un cáncer, entonces es casi seguro que el tumor ha alcanzado un volumen tal que el diagnóstico será tardío para una manejo con esperanzas de curación, de ahí la importancia de la prevención.

En general los síntomas pueden producirse por
· Obstrucción al flujo de la orina

. Chorro delgado

. Dificultad para iniciar la micción, sobre todo después de contener más de lo habitual el deseo

. Retención total de orina

. Micción entrecortada

· Irritación de la vejiga

. Deseo miccional frecuente

. Incapacidad de contener el deseo miccional

. Ardor miccional

. Sensación de vaciamiento incompleto

. Sangramiento de la vía urinaria

· Dolor óseo en cánceres avanzados

¿En que consiste una evaluación preventiva de próstata?

Consiste en una entrevista con su médico el que evaluará a cada persona como un caso especial e independiente del otro. Considerará su edad, le consultará por antecedentes médicos previos tanto propios como de familiares cercanos y lo interrogará por posibles síntomas urinarios.

En esta primera entrevista generalmente se efectuará un tacto rectal para pesquisar alteraciones palpables de la cara posterior de la próstata y se solicitará un examen de antígeno prostático específico (APE) al que se le agregarán otros exámenes según cada caso particular requiera.

Existen programas de pesquisa masiva que son muy útiles para seleccionar aquellas personas con sospecha de enfermedades prostáticas y que requieren un estudio más completo. 

¿Qué es el Adenoma prostático?

El adenoma prostático, más correctamente llamado "Hipertrofia Prostática Benigna", es un crecimiento de la glándula prostática que no corresponde a cáncer.

Puede comenzar a aparecer clínicamente desde antes de los 50 años en algunos casos y ya cercano a los 70 años más del 70% de los hombres lo presentan. Solo en algunos pacientes produce síntomas derivados de la compresión del conducto de salida de la orina (uretra prostática) y del mayor esfuerzo que debe hacer la vejiga para lograr la micción.

El presentar un crecimiento prostático debe ser evaluado para determinar el grado de obstrucción y las posibles complicaciones que se producen por la dificultad en el vaciamiento vesical. Existen múltiples alternativas terapéuticas que varían mucho entre sí, nuevamente no hay un tratamiento mejor que otro, cada caso es distinto. Es la evaluación individual la que determinará cual es la mejor opción para cada paciente.

¿Qué es el Cáncer de próstata?

Es una enfermedad cancerosa originada en la glándula prostática, que en la medida que no se pesquisa tempranamente puede crecer y diseminarse más allá de la glándula misma. Son algunas células de la próstata que pierden su control natural y se multiplican aceleradamente, en este crecimiento pueden invadir el tejido vecino o diseminarse a otras ubicaciones a distancia (metástasis).

La única opción curativa en la actualidad se tiene cuando se le logra pesquisar antes de su diseminación. Por esto cobra gran importancia el tomar conciencia de esta enfermedad y controlarse anualmente. Para su sospecha es fundamental el tacto rectal y el examen de antígeno prostático específico. La confirmación se obtiene por medio de una biopsia.

En la actual situación, es de esperar que de los hombres que hoy tienen 50 años 1 de cada 10 fallecerá de cáncer de próstata en el futuro. Solo la preocupación de cada uno por su propia salud reflejada en periódicas evaluaciones preventivas podrá cambiar esta realidad. 

LA BIOPSIA DE PROSTATA

La biopsia de próstata es por excelencia el método de confirmación diagnóstica del cáncer de próstata. Se efectúa cuando se tiene la sospecha de su presencia, esto es por el tacto rectal sospechoso o por un Antígeno Prostático Específico (APE) alterado. Ambas condiciones pueden estar alteradas por motivos distintos al cáncer por lo que estos elementos solo hacen sospechar su presencia y no hacen diagnóstico por sí solos. El diagnóstico definitivo se establece analizando microscópicamente muestras de tejido prostático obtenido por medio de la biopsia.La biopsia es un procedimiento llamado "invasivo" ya que se requiere efectuar una punción. Solo se realiza cuando se tiene el pleno convencimiento que es necesaria, puede que la sospecha sea mínima y el urólogo tendrá que ponderar cada caso, tendrá siempre en mente la importancia que tiene perder la oportunidad de un diagnóstico precoz y así también perder la oportunidad irrepetible de realizar un tratamiento con intención curativa. La espera puede dar tiempo al tumor de diseminar células cancerosas a otros tejidos (metástasis) que posteriormente se desarrollarán.

Generalmente cada centro asistencial tiene establecida la técnica que utiliza. Brevemente les describo la usada en nuestro hospital (Higueras de Talcahuano) que seguramente es muy similar a otras. Primero el urólogo elige según sus hallazgos en el tacto rectal y valor del antígeno prostático si la punción la realizará guiándose por tacto o por imagen ecotomográfica aportada por un transductor especialmente diseñado para ello (fotos), ocasionalmente se efectúan punciones por tacto y guía ecotomográfica en un mismo procedimiento. La técnica consiste en tener informado al paciente de lo que se va a realizar para tranquilizarlo, preparado con un enema evacuante algunas horas antes se le aplica un gel anestésico en el recto con lo que los pacientes toleran mucho mejor el procedimiento, se introduce el transductor rectal (foto 1), al que se le ha acoplado una guía esterilizada para la punción (foto2) todo recubierto por dos protectores tipo preservativo también estériles, se examina visualmente por ecografía la próstata en su totalidad se la mide y se seleccionan los sitios más sospechosos que se puncionarán, como mínimo tomamos 6 muestras cada una de 6 sitios distintos de la próstata introduciendo una aguja especial por el canal que tiene la guía, cada punción es extremadamente rápida gracias a los actuales sistemas automáticos disponibles (foto3). En algunos casos se toman más punciones si se estima que puede mejorar las posibilidades diagnósticas. La actual tendencia es a aumentar de las 6 tradicionales punciones a 12 o 13 con lo que el rendimiento mejoraría en un 20 a 30%. Las muestras obtenidas se fijan con formalina para ser enviadas a su análisis microscópico.

Como toda cirugía o procedimiento invasivo existen riesgos que se tratan de minimizar con algunas medidas. En este caso el procedimiento generalmente se realiza vía transrectal (el recto es la última porción del intestino y está cargada de bacterias) la misma punción que sirve para extraer un fragmento puede introducir gérmenes a la próstata, además el tejido puede sangrar especialmente si el paciente está en tratamiento con algún anticoagulante o ha tomado aspirina recientemente. Por estos motivos se toman algunas precauciones, que en el caso de nuestro Hospital son:

· Suspender el uso de aspirina a lo menos 7 días antes

· Enema intestinal previo

· Antibióticos preventivos

De todas formas ocasionalmente puede que en las siguientes 24 horas se tenga un mínimo sangramiento por la orina o junto con las deposiciones, también puede haber una alza febril que generalmente dura menos de un día.

Cada punción se realiza en los sitios más sospechosos con ecotomografía de alta resolución, aún así es posible que habiendo cáncer las muestras obtenidas sean normales, en estos casos el convencimiento del urólogo basado en su experiencia y resultado de la biopsia los que pesarán para decidir la repetición del procedimiento con la misma o distinta técnica.