Washington, (EFE).- El Alzheimer afecta a más de cinco millones de personas en EEUU, cifra que aumentará significativamente en 2011, cuando los hijos del "Baby Boom" alcancen los 65 años, según un estudio de la asociación sobre la enfermedad de ese país. El estudio, publicado hoy, muestra un aumento del 10 por ciento en cerca de cinco años en el número de afectados por esta enfermedad neurodegenerativa, una de las más crueles de nuestros días con el enfermo y su entorno.

La edad se presenta en el estudio como el factor clave en el Alzheimer, por eso, paradójicamente se prevé que el número de personas afectadas aumente a medida que los avances técnicos continúen haciendo posible que la vida de las personas se alargue cada vez más. A partir de los 65 años se considera edad de riesgo, de hecho una de cada ocho personas ya padece de Alzheimer cuando la rebasa y la situación empeora a los 85, cuando una de cada dos sufre esta dura enfermedad. Los hijos del "baby boom", generación que nació después de la II Guerra Mundial- alcanzarán alrededor de 2011 esta edad de riesgo y, por eso, el estudio prevé que el número de afectados por el Alzheimer ascenderá a cerca de 7,7 millones para 2030, y hasta 16 millones hacia el año 2050. Sin embargo, el Centro para el Control de Enfermedades y Prevención de EEUU publicó un estudio el año pasado que concluía que el número de muertes debidas a las principales enfermedades de hoy en día había descendido entre 2000 y 2004, excepto en el caso del Alzheimer, cuya mortalidad aumentó en un 33 por ciento, según el informe. Y es que, curiosamente, estas personas que por un lado alargan su vida, por otro, y tan sólo con el paso de los años, aumentan sus posibilidades de llegar a sufrir una enfermedad degenerativa como es el Alzheimer. La solución por ahora está fuera de nuestro alcance. Sin embargo, por el momento existen medicamentos que parecen retrasar las nefastas consecuencias de esta enfermedad, entre las que destacan pérdida total o parcial de memoria y el llegar a convertir a sus afectados en incapaces de cuidar de sí mismos. "Hay esperanza porque existen actualmente nueve medicamentos contra el Alzheimer, en la fase III de las pruebas, que parecen efectivos para ralentizar o parar el avance de la enfermedad", dijo Harry Johns, presidente de la Asociación del Alzheimer, en un comunicado difundido hoy en su página web. "Estos medicamentos, unidos a los avances en las herramientas de diagnóstico, tienen el potencial suficiente para cambiar el panorama de los enfermos de Alzheimer", añadió. La mejora en el diagnóstico de la enfermedad es otra de las cuestiones que ha destacado el estudio, que indica que entre 200.000 y 500.000 personas menores de 65 años padecen de Alzheimer temprano u otro tipo de demencia. La enfermedad de Alzheimer no es sólo extremadamente cruel, sino que además su tratamiento resulta excesivamente costoso: se gastan cerca de 13.207 dólares al año del programa Medicare. Esta cifra, sin embargo, no incluye el gasto, personal y económico, que el cuidado de estos enfermos supone a sus más allegados cuando siguen el tratamiento desde sus casas, que según el informe significa anualmente unos 83.000 millones de dólares. El estudio se realizó con datos de las cuentas federales y no es una nueva investigación sobre la enfermedad. Se trata de las primeras cifras que se publican sobre Alzheimer desde el estudio de 2002 en el que los afectados por esta enfermedad ascendían a 4,5 millones. La publicación del estudio en este momento es especialmente adecuada porque el Congreso de EEUU podría considerar la financiación de investigaciones sobre Alzheimer y otras importantes enfermedades que afectan a la población adulta hoy en día. EFE