Miami (EEUU), (EFE).- Un equipo de investigadores de un hospital de Orlando, en el centro de Florida (EEUU), ha descubierto que la medición en orina de los niveles de una proteína neural es un método muy preciso en el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. El estudio, liderado por el doctor Ira Goodman, jefe del servicio de Neurología del hospital Regional de Orlando, determinó que la evaluación en orina de esta proteína de la cadena neural es una "herramienta muy útil que aporta precisión en el diagnóstico de Alzheimer".

Presentado en la I Conferencia Internacional del Cerebro, que se celebra estos días en la Universidad Central de Florida, el estudio evaluó a 168 pacientes que acudieron a ocho clínicas diferentes de Estado Unidos especializadas en demencia y deterioro cognoscitivo. El examen demostró que el 91 por ciento de los pacientes diagnosticados de probable Alzheimer presentaba niveles altos de esta proteína en la orina, mientras que sólo un 9 por ciento de los que dieron negativo a esta enfermedad mostraba un índice elevado. Así, menos de un 10 por ciento de los pacientes sanos presentaron niveles altos de esta proteína de la cadena neural en los controles médicos a los que fueron sometidos. De lo que se infiere, según el estudio, que esta medición conlleva un incremento del 27,2 por ciento más de probabilidades de determinar si una persona está afectada por esta enfermedad, en comparación con los métodos de diagnóstico habituales. "A la vista de los resultados, el uso de esta prueba no sólo incrementa la precisión del diagnóstico de Alzheimer sino que además es una herramienta útil en el plano de la asistencia médica", aseguró Goodman. Para el neurólogo, este sistema "facilitaría tomar decisiones sobre cada caso o recomendar el ingreso en centros especializados de aquellos pacientes que acuden a la consulta y se quejan de experimentar olvidos frecuentes". Se trata de un método simple de medición que "permitiría a los médicos de los ambulatorios", según Goodman, "establecer un probable diagnóstico" y decidir cuáles son los "pasos correctos en el seguimiento de los pacientes". EFE