MADRID, (EUROPA PRESS) Investigadores de la Universidad de Florida del Sur (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo método de vacunación que evita las inyecciones utilizando parches transdérmicos que elimina de forma eficaz y segura las placas que dañan el cerebro en un modelo de ratón de la enfermedad de Alzheimer. Las conclusiones de la investigación se publican en la edición digital de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS).

Según los científicos, la vacuna del Alzheimer funciona al permitir al sistema inmune reconocer la proteína beta-amiloide, una proteína que se acumula de forma anormal en el cerebro de los pacientes de la enfermedad, como un invasor y desencadenar su ataque. Estudios previos sobre una vacuna inyectable para el Alzheimer que fue eficaz y efectiva en modelos animales se suspendieron de forma indefinida cuando el ensayo clínico inicial provocó inflamación cerebral y muerte en un pequeño porcentaje de pacientes. Los investigadores se dirigieron a la piel como vía de administración de la vacuna en ratones criados para desarrollar una enfermedad que imitaba el Alzheimer y descubrieron que la inmunización transdérmica con beta-amiloide no parecía desencadenar efectos tóxicos asociados a otros métodos de inmunización anteriores. Las células inmunes especializadas predominantes en la piel, llamadas langerhans, podrían dirigir la reacción del organismo a la vacuna hacia una respuesta que es beneficiosa en vez de agresiva y finalmente perjudicial, señala Jun Tan, autor principal del estudio. Los investigadores planean evaluar si la vacuna transdérmica puede detener la pérdida de memoria en los ratones con Alzheimer además de reducir la cantidad de placas. Tan señala que si dichos estudios muestran claros beneficios cognitivos se realizarán ensayos clínicos para evaluar un parche dérmico con beta-amiloide o una crema tópica en pacientes con Alzheimer.