Washington, (EFE).- Científicos estadounidenses han descubierto el mecanismo molecular que desencadena la actividad de un gen en el proceso del mal de Alzheimer, reveló un estudio publicado hoy en la revista "Neuroscience". Según los científicos de la Fundación de Investigaciones Médicas de Oklahoma, el descubrimiento podría abrir la puerta a nuevos tratamientos contra esta enfermedad neurológica e incurable que afecta a unos 28 millones de personas en todo el mundo.

Desde hace más de 10 años se sabía que las personas con cierto tipo de gen tenían una mayor disposición a sufrir la enfermedad que comienza con una pérdida de la memoria y termina con la demencia y la muerte. Ese gen (E4) está aproximadamente en un 15 por ciento de la población y su actividad desencadena la producción de una lipoproteína, conocida como apolipoproteína (ApoE4). De acuerdo con los estudios, quienes heredan el E4 de un padre corren tres veces mayor peligro de sufrir la enfermedad. Peor aun, el peligro se multiplica diez veces cuando son los dos padres quienes originan el gen. En el estudio, encabezado por el médico Jordan J.N. Tank, los científicos descubrieron que ApoE4 se adhiere a un receptor en la superficie de las neuronas. A su vez, ese receptor se aferra a una proteína conocida como proteína precursora amiloide que es transportada hasta el interior de la masa cerebral. Allí, las enzimas proteasas atacan la proteína y crean fragmentos que serían la causa principal de la muerte celular, la pérdida de la memoria y la disfunción neurológica características del mal de Alzheimer. "Este descubrimiento nos permite investigar la posibilidad de una intervención terapéutica en diferentes puntos del proceso", manifiesta Tang en el informe sobre el estudio. Añade que, concretamente, esos esfuerzos podrían centrarse en el desarrollo de un medicamento que neutralice la capacidad del receptor de adherirse al ApoE4. "En estos momentos no existe un tratamiento efectivo contra la enfermedad de Alzheimer y por ello es que debemos explorar cualquier opción para frenarla", señala el científico. EFE