MADRID, (EUROPA PRESS) La cifra de enfermos de Alzheimer en España, estimada en 400.000 personas, crecerá un 75% en los próximos 25 años, si antes no se encuentra un modo de prevención eficaz, según afirmó hoy la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, durante la inauguración del Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía en el PAU de Vallecas (Madrid), en un acto presidido por los S.M. Los Reyes, al que también asistieron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón.

Salgado recordó que las enfermedades neurológicas son "un problema de primera magnitud" que cuesta al Estado "6.000 millones de euros" cada año y que se ha convertido "en el tercer problema sanitario" para los países desarrollados, donde "entre el 40 y el 60%" de los casos, responden a mal de Alzheimer. En este sentido, la ministra destacó la importancia de "afrontar el reto del diagnóstico precoz y preciso", para lo que es necesario "una investigación científica" como la que va a desarrollar el centro inaugurado, que cuenta con un ala específicamente destinada a tal fin gestionada por la Fundación CIEN con el apoyo de la Universidad Carlos III de Madrid, y la gestión del Ministerio de Sanidad y Consumo. Asimismo, la instalación, que cumplirá las funciones de internado con 156 plazas y centro de día (40 plazas), cuenta con una división de formación destinada a enseñar a los cuidadores de las personas con esta enfermedad (ya sean profesionales o familiares) cómo desempeñar una mejor labor. De esta facción se responsabiliza la Comunidad de Madrid, que gestionará, a través de la empresa CIECE, también el centro de día. "Es importante que los cuidadores intercambien conocimientos", afirmó Esperanza Aguirre en relación al centro de formación, y destacó que el "complejo va a ser esencial" para "que la enfermedad del olvido esté presente en los quehaceres diarios de quienes prestan servicios a la sociedad". UN CENTRO "EJEMPLAR". "Lo que ha hecho de esta obra un proyecto modélico ha sido el espíritu creador que la ha animado desde el primer día". Con estas palabras, la Reina Doña Sofía agradeció, en la inauguración del Centro Alzheimer que lleva su nombre, "la actuación impagable" de todos los profesionales, entidades y particulares que han colaborado para la construcción y puesta en marcha del mismo. Las obras, que comenzaron cuando la Reina puso la primera piedra en octubre de 2004, se han prolongado hasta la fecha y, aunque el centro tardará todavía en empezar a funcionar aproximadamente un mes, ya puede decirse que está terminado. Dividido por áreas y módulos, los 13.000 metros cuadrados de superficie que albergarán a 156 pacientes de Alzheimer internos y otros 40 en régimen de día, se organizan en función del grado de enfermedad que manifestarán sus usuarios. Así, los moderados estarán separados de los más severos o los que necesitan paliativos. El centro cuenta, además, con 4.000 metros cuadrados en 17 jardines entre los que se incluye una huerta, una zona de aromaterapia a través de plantas, un jardín infantil para las visitas y una zona para realizar ejercicios de rehabilitación al aire libre. En cuanto a las instalaciones, destaca la dotación de la Unidad de Investigación Científica, que dispondrá en su primer año de un presupuesto de 996.000 euros, más los 600.000 euros que aportará inicialmente la Fundación Reina Sofía, la misma cantidad que donará en los dos próximos años en colaboración con la Fundación de Investigación Médica Mutua Madrileña. La Unidad dispone, entre otros medios técnicos, de una máquina de resonancia 3 teslas de última generación, que permite un análisis del cerebro casi "capa por capa" y desde prácticamente todos los ángulos. Es una de las únicas tres que funcionan hoy en el mundo. El diseño ha estado a cargo del estudio de arquitectura de Carlos Lamela y la ejecución ha supuesto un coste de 26 millones de euros, incluyendo el equipamiento. El presupuesto de gestión para los cuatro próximos años, sin contar con el de la Unidad de Investigación Científica, estará cerca de los 17 millones de euros, de cuya aportación se encarga la Comunidad de Madrid.