Bilbao, (EFE).- Las enfermedades cardiovasculares (ECV) generan el 33 por ciento del total de las muertes en España y constituyen la primera causa de mortalidad en el país, según los datos difundidos hoy durante la presentación de la campaña de prevención denominada CardioEspacio. Dicha campaña, que consiste en una carpa itinerante que ha iniciado hoy su recorrido en Bilbao y posteriormente viajará a Madrid, La Coruña, Valencia, Granada, Barcelona, Sevilla y Zaragoza, pretende concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre la eficacia de la prevención en estas patologías.

En el acto de inauguración de la carpa estuvo presente el ciclista Miguel Induráin, que recordó que este tipo de enfermedades no presentan síntomas hasta que aparecen y "entonces -dijo- ya no hay vuelta atrás", por lo que hizo hincapié en la necesidad de desarrollar hábitos de vida saludables como una buena alimentación y el ejercicio físico. El cardiólogo Fernando Lázaro, del Hospital de Cruces (Baracaldo), incidió en la importancia de mantener el peso y evitar la obesidad, y afirmó que los niños obesos serán adultos enfermos. También aconsejó someterse de chequeos médicos periódicos a partir de los 45 años en el caso de los hombres y los 65 años en el caso de las mujeres. El CardioEspacio, que está organizado por diversas sociedades médicas relacionadas con las enfermedades cardiovasculares, está organizado en cuatro espacios donde se han colocado paneles informativos, animaciones audiovisuales y actividades interactivas, a través de las cuales se explica qué son estas patologías y cómo se previenen. Según se indica, los factores de riesgo evitables son el tabaquismo, el sobrepeso y el sedentarismo, mientras que otros como la diabetes, el alto nivel de colesterol o la hipertensión se pueden controlar con fármacos. Durante el acto informativo, también se facilitaron datos de ECV por comunidades autónomas, según los cuales Euskadi ocupa el séptimo lugar por número de muertes relacionadas con estas patologías (28 por ciento de los fallecimientos), aunque Vizcaya ostenta uno de los porcentajes de muerte más elevados (57,8 por ciento). EFE