MADRID (EUROPA PRESS) La ingesta de alimentos sanos controla los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, como la obesidad, el colesterol y la hipertensión, según explicaron los expertos que participaron en la conferencia ‘Alimentación sana: factor clave para la prevención cardiovascular’, promovida por la Fundación Española del Corazón (FEC), y celebrada ayer en la Asociación Cultural Zayas.

La jefa de sección del Servicio de Ecocardiografía del Hospital Universitario de la Paz (Madrid), la doctora Mar Moreno Yang

ela, señaló que "las pautas alimentarias cardiosaludables incluyen la ingesta de fruta y verdura diaria, aceite de oliva y productos libres de grasa: aves sin piel ni grasa, carnes magras, pescados". "Estos beneficios actúan tanto de forma preventiva como en pacientes que ya han padecido una cardiopatía isquémica", añadió. En este sentido, la doctora apuntó que "para que la alimentación tenga un efecto preventivo y curativo sobre la salud cardiovascular debe ir acompañada de ejercicio físico, de forma que se duplique el efecto". Las enfermedades cardiovasculares son las responsables de un tercio de las muertes que se producen en el mundo, concretamente fallecen al año 17 millones de personas por este motivo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada dos segundos se produce una muerte por enfermedad cardiovascular, cada cinco segundos un infarto de miocardio y cada seis segundos un ictus.