Las enfermedades cardiovasculares
provocan la muerte de un 8 por ciento más de mujeres que de hombres,
según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicados
en julio de 2011 y que recuerda la Sociedad Española de Cardiología
(SEC). Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra
este jueves 8 de marzo, la sociedad médica ha añadido que «cada año
mueren 65.000 mujeres en España» por culpa de estas patologías.
A nivel europeo, «son la primera causa de defunción» entre ellas,
alcanzando el 43 por ciento del total de fallecimientos; y la mayoría
se produce en mujeres que ya han comenzado con los síntomas de la
menopausia. Por ello, la mortalidad cardiovascular «se da en el 50
por ciento de los casos a partir de los 65 años», señalan los
especialistas.

Para la miembro de la SEC y cardióloga del servicio de Cardiología
y Unidad Coronaria del Centro Hospitalario Universitario de Santiago
de Compostela (CHUS) la doctora Milagros Pedreira, «se tiene la
percepción errónea de que el cáncer causa muchas más defunciones».
Sin embargo, según explica, «sólo el 5 por ciento de las muertes en
mujeres europeas es consecuencia de algún tipo de tumor».

Otra comparación en la que salen perdedoras las mujeres es en la
de la probabilidad de perder la vida tras sufrir un primer infarto.
Mientras que en los hombres la tasa se sitúa en el 30 por ciento,
ellas mueren en la mitad de los casos. Pero el estudio CRUSADE
también evidencia que el tratamiento adecuado sólo es recibido por el
15 por ciento de ellas, mientras que en los hombres se eleva hasta el
56 por ciento.

Además, la SEC alerta a la sociedad en general, y a las mujeres en
particular, de que muchas veces las propias enfermas «no son capaces
de discernir si están sufriendo un infarto o no». sto se produce
«debido a la diferencia de síntomas percibidos con respecto a los
varones», sostienen. La sintomatología que se produce en la mujer
responde a «ardor en la región superior del abdomen, tener mareo,
malestar estomacal y sudoración», subraya la doctora Pedreira.

Por ello, la experta afirma que «es muy importante que entre todos
colaboremos para dar a conocer los efectos de la enfermedad
cardiovascular entre las mujeres». El registro SIRENA, primer estudio
observacional sobre cardiopatía isquémica estable que se realiza en
Europa y que incluye a 720 mujeres de toda España, pretende conseguir
este objetivo.