Londres (EFE).- Una píldora que combina varios fármacos en uno y que han desarrollado médicos británicos podría reducir fuertemente la mortandad por enfermedades cardiovasculares. Los inventores de la píldora, que podrían tomar regularmente todas las personas de más de 55 años y que costaría unos 9 euros por semana, aseguran que con ella se reducirían en un 80 por ciento los ataques cardíacos y apoplejías. La llamada "polipíldora" ha recibido el visto bueno del profesor Roger Boyle, director nacional para las enfermedades cardiovasculares del Gobierno británico, quien ha recomendado su uso por el Servicio Nacional de Salud, informa el diario "The Daily Telegraph".

La píldora en cuestión está integrada por una estatina que reduce el colesterol, tres fármacos que rebajan la presión sanguínea y ácido fólico que rebaja a su vez los niveles de un aminoácido implicado en los ataques cardíacos y apopléjicos. Las pruebas clínicas efectuadas hasta ahora demuestran que los ingredientes por separado previenen los ataques de forma que la píldora que los combina podría probarse con un grupo reducido de pacientes para garantizar que tiene los mismos efectos. Los inventores podrían entonces solicitar una licencia en el Reino Unido de forma que la polipíldora estuviese disponible en el mercado dos años después. La fabricará Cipla, una de las mayores compañías farmacéuticas de la India. Según un estudio publicado por el profesor Nicholas Wald, director del Instituto Wolfson de Medicina Preventiva, donde se ha desarrollado el nuevo fármaco, es un medicamento "aceptablemente seguro" y su uso extendido tendría un mayor impacto en la prevención de ese tipo de enfermedades en el mundo rico que cualquier otro tipo de intervenciones. Debería administrarse a todas las personas de más de cincuenta y cinco años y sobre todo a todos los que sufren alguna enfermedad cardiovascular, y una de cada tres personas que tomasen la píldora se verían beneficiadas. Sólo en el Reino Unido un total de 230.000 personas sufren algún ataque cardíaco o apopléjico cada año con consecuencias mortales en un 30 por ciento de los casos. EFE