MADRID, (EUROPA PRESS) Una familia española podría llegar a ahorrar hasta 1.576 euros al año según el supermercado donde haga la compra, según se desprende de una encuesta de precios de supermercados presentada hoy en Madrid por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Según el estudio, que recoge datos de 87.051 precios de 210 productos diferentes en 771 establecimientos de 54 ciudadades, Sánchez Romero de Madrid es una vez más el supermercado más caro de España, mientras que Alcampo es la cadena nacional más barata.

La encuesta de la OCU, realizada en supermercados, hipermercados y tiendas de descuento, analiza los precios mediante la elaboración de dos "cestas" de la compra distintas, una ‘cesta tipo’, compuesta por los 132 productos más habituales que compra una familia media española (93 envasados y 39 perecederos), todos ellos de marcas líderes en su segmento (excepto los perecederos que responden a la misma categoría), y la ‘cesta económica’, compuesta por 78 artículos y de la que forman parte sólo los productos más baratos, con independencia de su marca. Para la cesta tipo, los establecimientos más baratos son, según la encuesta de la OCU, el Hiper Dani de Granada, el Economato Citroen de Vigo, el Familia de Orense, el Escode de Huelva y el Alcampo de Gijón. Por el contrario, los más caros son, una vez más, los supermercados Sánchez Romero de Madrid, seguidos de los establecimientos de El Corte Ingles de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, Ercoreca de Bilbao, Proxím de Madrid y El Corte Inglés de Madrid y Barcelona e Internet. Por cadenas cadenas (distintos establecimientos unificados bajo un mismo nombre), aunque la cadena más barata es una vez más Dani, seguida de Cemar, Herbu’s y Simply Market, Alcampo es la cadena nacional más barata seguida de Sabeco y Eroski City. En la otra cara de la moneda, las más caras son Sánchez Romero, Ercoreca y El Corte Inglés. Asimismo, Alcampo y Sabeco son las cadenas que resultan más baratas en más ciudades (16 y 6 respectivamente), seguidas de Mercadona, que resulta la más barata en 3. Pero destaca el hecho de que las cadenas locales y regionales sean las que resultan más baratas en más de la mitad de las ciudades estudiadas (28 en concreto). CUENCA, LA MS BARATA; Y LAS PALMAS, LA MS CARA. Por ciudades, el estudio revela que las más baratas son Lugo, Orense, Zamora, León y Cuenca, que repite como la ciudad más barata de España, para realizar la compra. Les siguen vila, Pontevedra, Soria y Vigo. Las más caras son, también de nuevo, Las Palmas de Gran Canaria en primer lugar, seguida de San Sebastián, Bilbao y Pamplona. La encuesta revela "notables diferencias" de precios entre establecimientos permiten, según la OCU, "realizar importantes ahorros para el consumidor en función del establecimiento o cadena que elija para realizar la compra". UN AHORRO MEDIO DE 673 EUROS AL AÑO. En este sentido, para la cesta tipo, el ahorro medio entre el más barato y el más caro de los establecimientos es de 673 euros al año (mayor que en 2006, cuando fue de 634 euros). No obstante, en Madrid es posible ahorrar hasta 1.575 euros, el máximo a nivel nacional, un 36% sobre el importe total de la compra. En muchas capitales de provincia es posible ahorrar más de 1.000 euros al año. Por el contrario, en Teruel y Cuenca esta diferencia apenas llega a los 83 euros. En cuanto a la cesta económica, que no incluye productos perecederos, el ahorro entre el establecimiento más caro y el más barato es aún mayor, ya que el máximo posible sería de 2.076 euros al año. "Estas grandes diferencias permitirían que con lo que gasta un consumidor durante un año en el establecimiento más caro, se pudiera comprar durante todo un año y hasta las navidades del siguiente, en el establecimiento más barato", indica la OCU. Por otro lado, respecto a la cesta tipo, todas las cadenas han subido sus precios en el último año, con una media del 3,2 por ciento. Las que menos suben son Gadis, Spar y Eroski Center y las que más lo hacen son Supersol, Mercadona y Suma. En cambio en la cesta económica, que recoge los productos de menor precio y las marcas de los distribuidores, la media refleja un ligero aumento del 0,3%. Por último, la compra por Internet, en teoría fácil y cómoda, sitúa sus precios entre los de las ciudades más caras (al mismo nivel que Madrid y Barcelona).