(Foto: The Guardian)

Un grupo de científicos japoneses fue
premiado con el Ig Nobel, galardón que celebra los estudios más
disparatados, por su trabajo para medir la fricción deslizante que
se produce cuando se pisa una piel de plátano.
Entre el resto de premiados figura un equipo chino que investigó
el cerebro de aquellos que aseguran ver el rostro de Jesús en una
tostada.
También científicos alemanes y checos que determinaron que los
perros al defecar tienden a alinearse en un eje norte-sur o un grupo
de investigadores de distintos países que estudió los peligros
mentales que implica poseer un gato como mascota.
«Cuando me enteré de que habíamos ganado el Ig Nobel me quedé
sorprendido y contento a partes iguales», dijo el profesor japonés
Kiyoshi Mabuchi -que encabezó la investigación realizada por un
equipo de la Universidad de Kitasato- en una entrevista concedida a
la agencia Kyodo y publicada hoy.
Mabuchi, de 63 años y profesor de ingeniería médica en esta
institución, valoró muy positivamente el galardón, parodia de los
prestigiosos premios Nobel, por la visibilidad que aporta al trabajo
realizado por su grupo de investigación.
La revista de humor científico «Annals of Improbable Research»
otorga cada año los Ig Nobel, repartidos en 10 categorías, a diez
logros científicos inusuales o triviales «que primero hagan reír y
después hagan pensar».
El proyecto premiado tiene aplicaciones prácticas en el área de
investigación de Mabuchi: las articulaciones del cuerpo.
«El mecanismo que reduce la fricción en las articulaciones es el
mismo que hace que sea tan fácil resbalar con una cáscara de
plátano», explicó el investigador en la entrevista.
La de este año ha sido la 24 edición de los premios Ig Nobel,
donde científicos japoneses han resultado premiados de manera
consecutiva en las últimas ocho entregas.