Intentar que un allegado salga de una depresión animándole a salir, divertirse y olvidarse de sus problemas puede ser contraproducente para la evolución de su trastorno ya que "puede inducirle a pensar que, si no tiene ganas de salir, es porque es un vago, un inútil y no quiere curarse", según ha afirmado el especialista del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona) el doctor José Manuel Crespo. Con motivo de la presentación del libro ‘101 respuestas para conocer la depresión y combatir el sufrimiento del enfermo y su familia’, el doctor Crespo, uno de los autores, ha explicado a Europa Press que "una de las creencias más arraigadas en la sociedad es la idea de que la depresión es una enfermedad que depende sólo de la voluntad de uno".

Sin embargo, "pedirle a una persona deprimida que supere su trastorno a base de fuerza de voluntad es lo mismo que si a una persona que le faltan las dos piernas le pides que camine (…) necesitará muletas, porque si no, el planteamiento de intentar caminar sin ayuda, va a incrementar su sensación de culpa y de incapacidad, agravada por la propia perspectiva negativa que implica la depresión", explica este experto. "El problema de la depresión –indica el doctor Crespo– es que es una enfermedad que afecta a las funciones psíquicas, afecta a la motivación, a la voluntad, a los sentimientos, todo se impregna de pesimismo, de una visión negra, algo que muchas veces el paciente desconoce". "La persona afectada simplemente piensa que es una inútil y que lo va a ser para siempre; cuando analiza su vida ve siempre más aspectos negativos que positivos y cree que no tiene futuro porque muchas veces desconoce las características básicas de la enfermedad que explican muchos de esos sentimientos", asegura. En este sentido, ‘101 respuestas para conocer la depresión’ "es un libro de divulgación, que no de autoayuda, que pretende transmitir conceptos claros sobre lo que es la depresión a pacientes y a familiares desde un enfoque mucho más científico y técnico de lo habitual", afirma este psiquiatra. Así, dice el doctor Crespo, "el libro está divido por temas, aunque en lugar de ser descriptivo se plantea como respuestas a preguntas que muchas veces se oyen en las consultas, del tipo: qué es la depresión, cómo se diagnostica, cómo se diferencia de otras enfermedades, si todas las personas tristes se pueden llamar depresivas, cómo se trata, etc.". DIFERENCIAR LA DEPRESIN DE LA TRISTEZA Según el jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitge y autor principal del libro, el doctor Julio Vallejo, "lo importante para diferenciar una depresión de un estado de ánimo bajo es la duración; algo que dura 48 horas y que está relacionado con un conflicto o un problema es específico no es una depresión por muy triste que se esté. Sólo si dura más de 3 ó 4 semanas se puede empezar a hablar de depresión como tal". En declaraciones a Europa Press, el doctor Vallejo ha señalado que "una depresión comienza cuando la persona empieza a desanimarse a ver las cosas negativamente hasta el punto de no ver futuro a su vida". En cualquier caso, apunta, "la gente suele hablar de la depresión como si fuera una enfermedad única, cuando hay decenas de subtipos, divididos en dos categorías fundamentales: las depresiones de base más biológica, más física, más genética y aquellas relacionadas con el entorno social, con un cariz más psicológico ligado a acontecimientos de la vida diaria". Por este motivo, "es importante que un tema tan amplio como la depresión llegue a todo el mundo a través de libros como el nuestro, que además aportan una manera distinta de enfocar el tema mucho más práctica".