Al menos un 40 por ciento de la población sufre acidez gástrica de forma intermitente y la mayoría controlan sus síntomas automedicándose, pues solo entre un 5 y un 10 por ciento acude al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado.

No obstante, más del 30 % de las citas médicas están relacionadas con patologías digestivas y muchos de los pacientes que acuden al médico por esta causa han pasado antes por la farmacia.

Por este motivo, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (Sefac) y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) han editado el Documento de consenso en patología digestiva (síntomas y tratamiento) con el objetivo de actualizar los conocimientos y mejorar el abordaje de estas patologías por parte de los profesionales sanitarios.

El documento pone de relieve que determinados medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos, también pueden influir en esta enfermedad: hasta un 60 % de los pacientes que los consumen de forma prolongada pueden desarrollar dispepsia y entre un 15 y un 30 %, gastritis, úlcera gástrica o duodenal.

También ofrece consejos de salud como cuidar la alimentación, evitar el sobrepeso y los excesos de comidas copiosas y con alto contenido en grasas, alimentos ácidos, alcohol y bebidas gaseosas, entre otros.

En cuanto a las señales de alarma que hay que tener en cuenta para detectar una patología digestiva, los expertos mencionan, entre otras, dificultad para tragar, dolor de garganta, vómitos persistentes, dolor abdominal que despierta por las noches, signos de hemorragia o pérdida de peso y apetito sin causa aparente.