Así se desprende de los resultados de un estudio piloto publicado en BMC Musculoskeletal Disorders, dirigido por el Dr. Guillem Cuatrecasas, del Centro Médico Teknon de Barcelona La investigación continúa con el desarrollo de un Estudio Multicéntrico que se desarrollará en 9 centros de España y Portugal y en el que participarán 120 pacientes La prestigiosa publicación BMC Musculoskeletal Disorders publica en su último número los resultados de un estudio piloto que demuestran los beneficios de la administración de hormona de crecimiento junto con la terapia habitual en pacientes con fibromialgia severa asociada a niveles bajos de IGF-1.

Los resultados positivos de esta investigación, dirigida por el Dr. Guillem Cuatrecasas, jefe del servicio de endocrinología del Centro Médico Teknon de Barcelona, suponen el punto de partida para el desarrollo de un estudio multicéntrico que se desarrollará en 9 centros de España y Portugal y en el que participarán 120 pacientes con el fin de confirmar los beneficios de la aplicación de hormona de crecimiento en el tratamiento de la fibromialgia. El trabajo, cuyos resultados se conocerán en 2009, está promovido por Merck Serono, que con esta acción confirma su apoyo a la promoción de la investigación en nuestro país. El estudio piloto, cuyos resultados se resumen en el artículo “Growth hormone as concomitant treatment in severe fibromyalgia associated with low IGF-1 serum levels. A pilot study”, publicado en BMC Musculoskeletal Disorders 2007, 8:119, se desarrolló a lo largo de un año con 24 pacientes con fibromialgia grave asociada a bajos niveles de IGF-1, un marcador vinculado al déficit de hormona de crecimiento. Doce de los pacientes fueron controles (sólo recibían su medicación habitual) y los doce restantes recibían la hormona de crecimiento junto a su medicación. Los resultados demuestran que “los pacientes tratados con su medicación habitual y, además, con hormona de crecimiento a dosis sustitutivas tuvieron una mejoría muy notable en aspectos como el dolor, la fatiga y la calidad de vida respecto al grupo control”, afirma el Dr. Cuatrecasas, coordinador del proyecto. Los buenos resultados del estudio han hecho posible la resolución favorable del uso compasivo por parte del Ministerio de Sanidad del tratamiento con hormona de crecimiento en pacientes con fibromialgia severa asociada a niveles bajos de IGF-1. Estudio multicéntrico con 120 pacientes Los excelentes resultados del estudio piloto son la base para la puesta en marcha de un estudio multicéntrico coordinado de nuevo por el Dr. Cuatrecasas conjuntamente con un comité de expertos tanto en reumatología como en endocrinología (Dr. Nadal, Dr. Fenández-Sola y Dr. Leal) y que cuenta con la colaboración de Merck Serono. “El objetivo es confirmar los datos del estudio piloto para, en primer lugar, identificar el subgrupo de pacientes a tratar (es decir, etiquetar bien el grado de déficit o resistencia a la hormona del crecimiento) y, en segundo lugar, tratar con una dosis sustitutiva a estos pacientes. El diseño multicéntrico de la investigación permite plantear la búsqueda de una nueva indicación para la hormona de crecimiento en el tratamiento de la fibromialgia”, explica el Dr. Cuatrecasas. La investigación se realizará en 9 centros de España y Portugal y en él participarán 120 pacientes. Desde el pasado mes de septiembre se están realizando pruebas de preselección de pacientes y los resultados del estudio se esperan para mediados de 2009. Acción sobre el origen de la fibromialgia La fibromialgia se define como un dolor reumático crónico que afecta al sistema musculoesquelético y que se caracteriza por tener múltiples zonas hipersensibles. La fibromialgia ocasiona debilitamiento intenso (adinamia) y hasta incapacitante (astenia); trastornos del sueño, alteraciones del ritmo intestinal, rigidez en las extremidades superiores o inferiores y, muy frecuentemente, episodios depresivos acompañados de crisis de ansiedad. Afecta mayoritariamente a las mujeres en una proporción de 9

10:1 y, de forma global, se calcula que la padece el 4% de la población española. Se trata de un problema sanitario de primer orden y, debido a sus síntomas, es causa frecuente de incapacidad laboral. Hoy por hoy, el tratamiento de la fibromialgia se centra en el manejo del dolor a base de analgesia con antiinflamatorios o mórficos, en la realización de programas de ejercicios para estirar los músculos y mejorar la capacidad cardiovascular, y en la disminución de la repercusión psiquiátrica que tiene el dolor crónico con antidepresivos (tricíclicos principalmente). Ante este panorama, la investigación sobre los efectos de la administración de hormona de crecimiento en personas con fibromialgia severa supondría un gran avance al atacar directamente a la causa de la enfermedad. “Si logramos identificar un subgrupo con niveles bajos de hormona de crecimiento como posible causa de sus síntomas fibromiálgicos, podemos tratar la base del problema. A la vista de los resultados del estudio unicéntrico piloto, y la resolución favorable del uso compasivo por parte del Ministerio de Sanidad en esos pacientes como demostración del grado de éxito que tuvo dicho estudio, debemos ser optimistas”, concluye el Dr. Cuatrecasas.