Londres, (EFE).- La histerectomía utilizada en casos benignos más que dobla el riesgo de que la paciente requiera cirugía por incontinencia urinaria por estrés, con independencia de la técnica quirúrgica utilizada. Así lo señala un estudio publicado esta semana en la revista médica británica "The Lancet", que recomienda aconsejar a las mujeres sobre esos riesgos y la posibilidad de otras opciones antes de recurrir a la histerectomía.

En un comentario que acompaña al artículo se señala, sin embargo, que los resultados del estudio contradicen otros previos, algunos de ellos de los mismos autores, y se aventura que podría haber otras razones que expliquen ese incremento del riesgo. Muchas mujeres optan por la histerectomía porque cura, entre otras cosas, las hemorragias menstruales regulares, el prolapso uterino y las hemorragias posmenopáusicas, afirman los autores del estudio. La incidencia de enfermedades postoperativas relacionadas con esa intervención es también baja, agrega "The Lancet", según la cual aproximadamente una de cada cinco británicas se someten a histerectomía antes de los cincuenta y cinco años. Daniel Altman, del Danderyd Unviersity Hospital, de Estocolmo, y sus colegas estudiaron entre 1973 y 2003 a 165.260 mujeres suecas que se habían sometido a histerectomía y a otro grupo de 479.506 que no habían sufrido esa intervención. Los investigadores descubrieron que el riesgo de tener que sufrir luego cirugía por incontinencia urinaria debida a estrés era 2,4 veces mayor en el primer grupo que en el segundo. El máximo riesgo se producía a los cinco años de la operación, momento en que las pacientes del primer grupo tenían 2,7 veces más probabilidades de requerir esa intervención por incontinencia urinaria que las del otro grupo. Más de diez años después de la operación, el riesgo dentro del primer grupo era algo más bajo: 2,1 veces más que entre las pacientes del grupo que no se había sometido a histerectomía. Según los autores del estudio, "la explicación más plausible de esa relación es el trauma quirúrgico causado cuando el útero y la cerviz se separan de los tejidos que soportan el piso pélvico en el momento de la histerectomía". La histerectomía podría interferirse, según ellos, con el complejo mecanismo del esfínter uretral y resultar en alteraciones del soporte del cuello uretral y de la vejiga. La conclusión de los investigadores es que la histerectomía, con independencia de la técnica quirúrgica utilizada, aumenta el riesgo de cirugía de incontinencia urinaria de estrés en una etapa posterior de la vida, riesgo que es mayor en las mujeres que han tenido partos multíparos. EFE