Madrid, (EFE).- España descarta aumentar los diez millones de antivirales disponibles en previsión de una pandemia de gripe aviar y decidirá dentro de cinco años si los destruye, compra más o prolonga su caducidad, explicó hoy a EFE el director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Manuel Oñorbe. Oñorbe lidera una delegación de Sanidad que se reunirá mañana en París con homólogos franceses para unificar protocolos y metodologías en relación a la gripe aviar, lo que anteriormente se hizo ya con Portugal al tratarse de otro país fronterizo con España. El encuentro se enmarca en los preparativos que Francia desarrolla con vistas a su futura Presidencia de la Unión Europea (segundo semestre de 2008).

"Analizaremos cómo tienen sus planes, las vacunas, antivirales y mascarillas, cómo van las investigaciones, los problemas que habría en frontera entre España y Francia …", afirmó el director general. La reunión en París también pretende llamar la atención respecto a que se sigue trabajando sobre la gripe aviar, aunque ya no sea noticia, "pero el peligro sigue allí, y continua habiendo muertos en el sudeste asiático". En 2008 se han producido 19 fallecimientos, diez de ellos en Indonesia, el país más afectado junto a China por la gripe aviar. Sobre los millones de antivirales disponibles en España, que llegan a algo más del 20 por ciento de la población, Oñorbe aseguró que actualmente no es necesario aumentar las unidades ya que, además de ser "carísimas", tienen una fecha de caducidad de cinco a siete años (llevan aproximadamente dos años almacenadas). Medio millón de antivirales pertenecen al Ministerio de Sanidad y son custodiados por el Ejército en el centro de Madrid, mientras que el resto de dosis las guardan las comunidades autónomas en sus respectivos territorios. Una vez se cumpla la caducidad de los medicamentos, cuyo objetivo es frenar la progresión de la enfermedad, hay que reevaluar la situación y analizar si se procede a su destrucción, se opta por adquirir más o bien se prolonga su fecha de caducidad, concluyó Oñorbe. EFE