Las autoridades sanitarias de la provincia china de Fujian, en el sureste del país, confirmaron este martes la primera muerte de la temporada de un paciente infectado con la gripe aviar H7N9, ocurrida en la ciudad de Xianmen.

Según informó la agencia oficial Xinhua, en esa provincia hay otras cuatro personas infectadas por la cepa H7N9, de las cuales tres se encuentran en situación grave, mientras que el cuarto paciente ya se recuperó.

En la vecina provincia de Cantón, las autoridades sanitarias detectaron entre el lunes y el martes cuatro nuevos casos de gripe aviar en humanos, de los cuales tres están también en estado grave.

Las autoridades chinas ya advirtieron a principios de mes de que la temporada de gripe estaba entrando en su fase de mayor incidencia.

Además, en Taiwán se han detectado esta semana nuevas infecciones con las variedades H5N2 y H5N8 en granjas del sur de la isla, con lo que ascendieron a 14 el número de brotes detectados y a más de 140.000 las aves sacrificadas.

El año pasado, se registraron en China los primeros contagios en el mundo en humanos de tres variantes del virus de la gripe aviar -H7N9, H10N8 y H6N1-. La cepa H7N9 fue la más mortífera y la que más personas contrajeron, un total de 419, de las que una quinta parte fallecieron, según datos publicados entonces por los medios oficiales.