MADRID, (EUROPA PRESS) Las sociedades españolas de Hematología y Oncología Pediátricas advirtieron, en relación con la "más que probable curación" de una niña americana con leucemia tras recibir un trasplante autólogo de sangre del cordón umbilical, que la donación de este tipo de sangre de cordón umbilical para uso posterior propio o familiar "no garantiza la curación de futuras enfermedades que no puedan ser curadas por otros medios".

Por el contrario, señalan en un comunicado conjunto remitido a Europa Press que "el trasplante alogénico (de otro individuo) de sangre de cordón, del que se tiene una experiencia importante en todo el mundo, es una herramienta terapéutica de primer orden en el tratamiento de leucemias, aplasias medulares y algunas alteraciones genéticas". En concreto, la presidenta de la Sociedad Española de Hematología Pediátrica, Isabel Badell, señaló a Europa Press que en primer lugar todavía es pronto para certificar que la niña en cuestión esté curada, ya que sólo han pasado dos años cuando tienen que pasar cinco para considerar que una leucemia de este tipo está superada; y que además se trata de un caso muy concreto que resultó ser ideal para esta indicación. A su juicio, el trasplante autólogo de este tipo de células, indicado tan sólo para aquellos casos en que se producen "racaídas muy tardías" de los pacientes, no debe considerse en ningún caso como "el paradigma" para tratar la leucemia linfoblástica aguda, por lo que no debería "generalizarse", sobre todo cuando en la actualidad los trasplantes no emparentados están dando resultados "muy buenos". Además, es una opción terapéutica que a la larga conlleva que los pacientes "recaen mucho". Tras expresar su alegría por la "más que probable curación" de la mencionada niña, que sufría leucemia linfoblástica aguda, ambas sociedades científicas especifican que "es imposible poder determinar si otros métodos terapéuticos (como la quimioterapia intensiva) hubieran podido conducir a la curación de la misma forma que lo ha hecho el trasplante". De hecho, la doctora Badell estima que es muy probable que lo que haya curado a la niña haya sido en realidad la quimioterapia. En cualquier caso, manifiestan que, con los conocimientos actuales, "el trasplante autólogo de progenitores hematopoyéticos en la leucemia linfoblástica aguda, tiene un interés cada vez menor y se contempla solamente como una forma de recuperar la producción de células sanguíneas tras una intensificación terapéutica con poliquimioterapia y/o radioterapia". Por el contrario, a juicio de estos especialistas, "el trasplante con células del mismo individuo (autólogas), carece del efecto inmunológico que las células de otro individuo (alogénicas) ejercen sobre la leucemia residual y que se considera muy importante para la curación de la enfermedad". Acto seguido, destacan que en el mismo número de la revista ‘Pedriatics’, donde se publicó la información sobre la curación de la niña, los expertos de la Academia Americana de Pediatría "desaconsejan la donación para uso posterior con fines individuales o familiares, excepto cuando se dirige de forma concreta para un miembro de la familia afecto de una enfermedad curable mediante trasplante de progenitores hematopoyéticos". "El argumento principal es que la carga genética que ha contribuido al desarrollo de la enfermedad, puede estar presente en las células de la sangre de cordón", agregan. POTENCIAR LA DONACIN ALTRUISTA. Hematólogos y oncólogos pediátricos aconsejan también potenciar la donación altruista de sangre de cordón, "sabiendo que el beneficio incluye también a los potenciales donantes para uso individual o familiar". En este punto, la doctora Badell manifestó que en el caso de donación altruista del cordón, es muy probable que el paciente lo encuentre en el futuro en el caso de que lo necesite, ya que la probabilidad de que sea utilizado es muy baja (de uno entre 200.000). Por último, la presidenta de los hematólogos pediátricos recuerda que los bancos privados de células madre del cordón umbilical, a diferencia de lo que ocurre con la donación altruista, tienen un "interés lucrativo", si bien afortundamente la Organización Nacional de Trasplantes es una entidad "muy seria", a diferencia de lo que ocurre con las autoridades reguladoras en otros países. El comunicado conjunto está firmado por los doctores Isabel Badell Serra, presidenta de la Sociedad Española de Hematología Pediátrica; Purificación García Miguel, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Pediátrica; Francisco Javier Molina Garicano, vicepresidente de la Sociedad Española de Hematología Pediátrica; y Rafael Fernandez-Delgado Cerdá; vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Pediátrica.