MADRID, (EUROPA PRESS) Las transfusiones que los pacientes con síndromes mielodisplásicos (SMD) necesitan para tratar la anemia originan una "sobrecarga férrica" que precisa administrar un tratamiento quelante como único método eficaz para equilibrar los niveles de hierro de su organismo, según afirmó la médico adjunto del Servicio de Hematología del Hospital La Paz, la doctora Raquel Paz, participante en la Reunión para especialistas en SMD, celebrada recientemente en Amsterdam (Países Bajos).

En los pacientes con SMD de bajo riesgo (aquellos que no evolucionarán de forma rápida a una leucemia mieloide aguda), el objetivo fundamental del tratamiento es controlar la sintomatología provocada por el descenso de hemoglobina. Con cada transfusión, el organismo recibe hierro, una sustancia imprescindible, pero cuando su concentración es elevada se convierte en tóxica para el organismo. "Si la sobrecarga no se trata adecuadamente pueden surgir complicaciones asociadas a la insuficiencia funcional de algunos órganos", aseguró la doctora. Mediante el tratamiento quelante, un agente se une al hierro del organismo y de los tejidos y ayuda a eliminarlo a través de la orina o de las heces. "En este sentido, explicó la doctora Paz, "la duración del tratamiento quelante está en función de los requerimientos transfusionales, de la gravedad de la sobrecarga y de la eficacia del quelante, aunque en general esta terapia tiene que ser a largo plazo". Encontrar respuesta a preguntas frecuentes entre los profesionales sanitarios como qué pacientes con SMD deberían recibir tratamiento quelante, cuándo habría que iniciarlo o qué tipo de quelante se debería emplear, se pueden encontrar en la primera ‘Guía Clínica de Quelación del Paciente con Síndrome Mielodisplásico’, editada este año en España y elaborada por Novartis Farmacéutica, con el aval de la Asociación Española de Hematología y Hemoterapia (AEHH), según informaron los laboratorios suizos en un comunicado. Para la doctora Paz, "esta guía supone una herramienta muy útil para fijar unas pautas comunes tanto en el abordaje como en el diagnóstico de la sobrecarga férrica en los pacientes con síndromes mielodisplásicos y así favorecer el correcto manejo y tratamiento de estos pacientes".