Las sociedades que representan a los médicos de familia han consensuado una estrategia con la que confían en erradicar «en un futuro no muy lejano» la hepatitis C, primera causa de mortalidad infecciosa en España y que desde 2012 se ha cobrado 13 vidas por día, 4.789 al año.

La han plasmado la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) y la de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en la «Guía de recomendaciones para el diagnóstico precoz, la atención, el manejo y la prevención de la hepatitis C en atención primaria».

El documento presentado hoy, en el que también ha participado la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), aborda además los criterios de coordinación entre la atención médica y hospitalaria y consejos sobre prevención y educación en salud, han informado estas sociedades en una nota de prensa.

Las nuevas terapias han logrado la curación en un 95 % de los casos, pero el reto pasa por cuantificar el número de enfermos, ya que se estima que hasta un 60 % no están diagnosticados, han recordado responsable de las organizaciones médicas que impulsan la guía.

La guía recoge una serie de recomendaciones en materia de cribado y detección precoz, incidiendo especialmente en los procedimientos para el diagnóstico teniendo en cuenta los grupos de riesgo y las poblaciones prioritarias en las que se debe hacer una búsqueda activa de la posible infección.

La hepatitis C «es un problema de salud» por su elevada prevalencia y la alta morbimortalidad que conlleva: es la principal causa de cirrosis y de carcinoma hepatocelular y, de hecho, es responsable del 30 % de las indicaciones de trasplante.

En España, ha causado 4.789 muertes anuales, lo que equivale a 13 fallecidos al día.