Washington, (EFE).- Los hombres mayores de 65 años con bajos niveles de testosterona corren un mayor riesgo de sufrir caídas y otras dolencias que aquellos que presentan mayor cantidad de esta hormona, según las conclusiones de un estudio publicado hoy.

El nivel de testosterona en la sangre de un hombre desciende con el envejecimiento, según un estudio de la Universidad de las Ciencias y la Salud de Oregón publicado en la última edición de la revista Archives of Internal Medicine. El estudio siguió la evolución de 2.587 hombres, con edades de entre los 65 y los 99 años, hasta marzo de 2005, de los cuales más de la mitad se cayó por lo menos una vez a lo largo del año. Quienes tenían unos niveles más bajos de la hormona sexual corrieron muchas más probabilidades de caerse que aquellos con más testosterona. En concreto, el 25 por ciento de los mayores poseedores de testosterona tuvo un riesgo un 40 por ciento menor de precipitarse al suelo que el 25 por ciento contrario. Esta gran diferencia se acentuó cuanto más joven era el hombre y, sin embargo, desapareció a partir de los 80 años. La investigación asocia las caídas a la pérdida de capacidades del hombre como la visión o la coordinación. "Al igual que muchas mujeres que reciben una terapia hormonal, muchos hombres mayores recurren a la testosterona para recuperar parte de lo que han perdido física y mentalmente en el proceso de envejecimiento", aseguró Eric Orwoll, profesor de Medicina de la Facultad. Para los autores del estudio, los descubrimientos refuerzan el vínculo entre la testosterona y la salud de los mayores y dan una nueva perspectiva sobre cómo las mediciones de esta hormona pueden ser útiles para identificar a los hombres que sufren más riesgos. "Asimismo, los resultados justifican los ensayos con la administración de testosterona en los ancianos y deberían contribuir a preparar estos estudios", dice el informe. EFE