Burgos, (EFE).- El director científico del I Encuentro "Edad, moda y Salud" celebrado en Burgos, el psiquiatra Jesús de la Gándara, defendió hoy que es necesario unir las realidades de la "vejez y la belleza" para lograr implantar un modelo de "envejecimiento saludable".

En su opinión la nutrición, el deporte y los tratamientos farmacológicos modernos ayudan a envejecer de forma saludable y son recursos que hay que utilizar. De la Gándara incidió en la necesidad de "desterrar" el concepto más negativo de la palabra "viejo" y aceptar que se trata de un término que hay que utilizar siempre en positivo. Aseguró que los hombres envejecen peor que las mujeres y agregó que ellas llevan mejor el paso del tiempo, "como lo demuestra el hecho de que viven una media de 10 años más que los hombres, aunque a lo largo de su vida suelen tener más enfermedades". El psiquiatra argumentó que los hombres "tenemos la desventaja de que estamos menos preparados para saber envejecer, mientras que las mujeres están menos preparadas para estar sanas". Animó a envejecer saludablemente porque "es bastante sencillo y todo el mundo sabe perfectamente cómo hacerlo, pero casi nadie obedece las normas y no lo hacemos muy bien". Este experto señaló que la sociedad tiene la responsabilidad de transmitir "ilusión y esperanza" a un sector de la población que necesita estímulos para compatibilizar edad y entorno social. También participó en el encuentro el ex jugador de baloncesto del Real Madrid y experto en Fisiología del Ejercicio Físico, Antonio Corbalán, quien señaló a la práctica del deporte como fundamental para alcanzar el "equilibrio" entre salud y belleza. Precisó que, aunque en España las personas mayores están aún lejos de alcanzar los niveles de ejercicio físico que se practica en otros países europeos, se está avanzado en este terreno, sobre todo porque "la única manera de tener una vejez saludable es que las personas mayores se muevan en una sociedad cada vez más longeva". Este encuentro, además de conferencias y ponencias de diversos expertos invitados, incluyó un pase de modelos donde las tallas 42, 44 y 46 fueron las protagonistas para demostrar que los modelos de perfección y belleza están muy alejados de los impuestos por los grandes diseñadores internacionales. Desfilaron mujeres y hombres elegidos en una prueba entre ciudadanos de Burgos que se presentaron voluntarios para esta iniciativa, impulsada por la Delegación Territorial de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León en Burgos.EFE