Valencia, (EFE).- Los tratamientos con terapia hormonal sustitutiva (THS) y con isoflavonas de soja "influyen positivamente" en la calidad de vida de las mujeres menopáusicas y en factores como el sueño, la vitalidad, las alteraciones del humor, la satisfacción sexual, los síntomas depresivos, la salud mental y la ansiedad. Ésta es una de las conclusiones del estudio "El papel de las alternativas fitoterápicas en el tratamiento de la menopausia en España. Tendencias para el año 2010", presentado hoy en Valencia dentro de las actividades previstas esta semana para informar y sensibilizar a la población frente a la menopausia.

El estudio, desarrollado por el Gabinete de Estudios Sociológicos Bernard Krief, ha consistido en la consulta a 234 expertos, y las conclusiones han sido valoradas posteriormente por 4.000 ginecólogos y 2.000 farmacéuticos. La menopausia, que afecta a siete millones y medio de mujeres en España, es uno de los principales motivos de consulta ginecológica y a ellas se asocian molestias y síntomas como sofocos, sudoraciones, insomnio, infecciones urinarias y, a largo plazo, la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares. Hasta ahora el tratamiento más utilizado era la THS, aunque actualmente se están empleando las isoflavonas, unas sustancias derivadas de plantas con poder estrogénico que se hallan principalmente en vegetales como la soja y sus derivados. Según el estudio, los principales problemas de la THS son el riesgo a sufrir tromboembolismo venoso, cáncer de mama, ictus o infarto, mientras que las isoflavonas de soja tienen menos eficacia en síntomas vasomotores, un coste elevado y faltan estudios a largo plazo. En el caso de la THS, el 76 por ciento de los expertos opina que la tendencia de abandono de esta terapia es principalmente el temor a desarrollar cáncer, seguido por el miedo a los efectos secundarios del tratamiento (64%); su larga duración (46%); el aumento de peso (38%); los sangrados irregulares (30%) o el hirsutismo (24%), entre otros. Entre las mujeres postmenopáusicas que siguen un tratamiento con isoflavonas de soja, los especialistas opinan que el abandono del mismo se debe al precio (40%); cansancio o aburrimiento (32%); miedo a complicaciones a largo plazo (13%) y por efectos adversos (10%). Según el estudio, el 80 por ciento de los expertos consultados considera que el tratamiento con isoflavonas "debe dispensarse solo en farmacias para garantizar su calidad, seguridad y eficacia". También un 86 por ciento de los especialistas afirma que no es posible ingerir a través de la dieta las isoflavonas de soja suficiente, y un 70 por ciento considera que no se proporciona a los pacientes suficiente información sobre este tipo de tratamientos naturales. A su juicio, la prescripción de las isoflavonas de soja mejorará, en un plazo de tres años, los síntomas climatéricos y la prevención de los problemas cardiovasculares y de la osteoporosis, y para ello la dosis recomendada por los participantes en el estudio es de 61 a 80 miligramos. Durante esta semana también se hará especial hincapié en el "Decálogo sobre menopausia", distribuido, mediante carteles y folletos, en farmacias y consultas médicas, para concienciar a las mujeres -y a toda la sociedad- de la importancia de la menopausia y de su control por parte de profesionales.-EFE