La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), una patología relacionada con el consumo del tabaco, es la causa más frecuente de trasplante pulmonar en España, seguida de la fibrosis idiopática, y juntas representan el 60 % de las intervenciones.

Así se desprende del informe elaborado por el Registro Español de Trasplante Pulmonar (RETP), que indica que este tipo de operaciones han ido en «progresivo aumento» entre el 2006 y el 2010 en España, periodo en que fueron trasplantados 951 adultos y 31 niños, según ha informado hoy la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Entre las causas más frecuentes de trasplante de pulmón está, en primer lugar, la EPOC, seguida de la fibrosis pulmonar idiopática y, en el caso de los niños, la fibrosis quística, que es la causante del 68 % de los trasplantes.

Para la neumóloga Amparo Solé, la evidencia científica «confirma la consolidación del trasplante pulmonar como una terapia recomendada en las enfermedades respiratorias crónicas en estados avanzados en España».

La media de edad del receptor adulto es de 48,2 años y la del donante de 41,7 y la probabilidad de supervivencia después del trasplante en los tres primeros años es del 60 % al 72 %, mientras que aquellos que sobreviven al tercer mes oscilan entre el 75,2 % y el 89,7 %.

La causa de muerte más frecuente entre los trasplantados es la infección «asociada o no al rechazo crónico» y los factores que más inciden en su supervivencia son la edad y el diagnóstico que fomentó el trasplante.

La actividad de trasplantes pulmonares de España supone el 6 % de la actividad mundial.