Si usted suele tener dificultades para conciliar o mantener el sueño, deberá acortar o incluso suprimir la siesta.

1) Si usted suele tener dificultades para conciliar o mantener el sueño, deberá acortar o incluso suprimir la siesta.

2) No debe permanecer en la cama más tiempo del estrictamente necesario para dormir.

3) Siempre que no haya ninguna contraindicación médica, es conveniente realizar ejercicio físico a diario 4 a 6 horas antes de acostarse.

4) Acuéstese y, sobre todo, levántese de la cama todos los días de la semana a la misma hora.

5) Expóngase a la luz solar durante al menos 30 minutos al día. Consulte con su especialista el mejor momento para hacerlo, ya que el efecto de la luz solar sobre el sueño varía según la hora y el tipo de trastorno que usted tenga.

6) Disminuya y, a poder ser, interrumpa el consumo de tabaco. En todo caso, intente no fumar a partir de las 7h de la tarde. Si se despierta por la noche, no fume con el fin de relajarse.

7) Absténgase de tomar cafeína durante un periodo de cuatro semanas y observe si su sueño mejora.

8) Limite o suprima el consumo de bebidas alcohólicas.

9) No coma o beba grandes cantidades durante las tres horas previas a acostarse.

10) Mantenga su dormitorio oscuro, tranquilo, bien ventilado y con una temperatura ambiental confortable a lo largo de la noche.

11) Establezca un ritual para acostarse, tal como realizar una actividad de lectura ligera no relacionada con el trabajo, antes de acostarse.

12) Puede ser ventajoso tomar un baño caliente de 30 minutos, unas dos horas antes de acostarse.