MADRID, (EUROPA PRESS) Una nueva terapia, en fase I de investigación humana, consigue reducir el tamaño de los tumores productores del cáncer de mama y de ovario, y parar su ciclo evolutivo, según señaló hoy el profesor del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, Alan Ashworth, en la sede del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), donde expertos de todo el mundo participan, hasta mañana, en la reunión de Epigenéticia y nuevas terapias contra el cáncer.

Esta terapia, que forma parte de los nuevos fármacos y tratamientos en investigación desarrollados en el campo de la epigenética, trabaja con de inhibidores PARP, una proteína que envuelve un número de procesos celulares como el ADN, y repara y "reprograma" células muertas. El profesor Ashworth, explicó que estos inhibidores PARP "actúan sobre las mutaciones de los genes BRCA1 y BCRA2, presentes en los cánceres de mama, ovario, próstata y páncreas, para prevenir el crecimiento de esta mutación en los más agresivos y luego para intentar prevenir los más sencillos o los que tengan posibilidades de aparecer por genética". Esto ya se consigue en ratones programados para desarrollar un cáncer, pero también se está investigando en pacientes con cáncer de mama o de ovario. No obstante, los fármacos realizados a partir de la inhibición de las proteínas PARP, tardarán en comercializarse "unos tres años, ya que todavía está en fase I de experimentación humana, con un 25 por ciento de éxito en cánceres esporádicos", añadió. Además, espera que para dentro de pocos años "el efecto que este tratamiento haga al gen BRCA1, reduzca en diversa medida prácticamente el 30 por ciento de los tumores". En este sentido, el jefe del Grupo de Epigenética del CNIO, Manel Esteller, afirmó que "en el futuro, después de realizar estos experimentos, habrá fármacos que tendrán una acción preventiva, ya que permitirán evitar la aparición del tumor". Aún así, los experimentos realizados hasta la fecha con personas van encaminadas, según Esteller, "a ver si valen para reducir cánceres en personas con alto riesgo". Este tipo de fármacos pueden utilizarse al mismo tiempo que la quimioterapia, ya que "son drogas poco tóxicas y que en un principio se podrán tomar de forma oral". Además, incidió en que este tratamiento "cambia la expresión del tumor de las células malignas convirtiéndolas en normales". A pesar de este periodo experimental, cuatro de estos medicamentos pertenecientes a esta nueva generación de la epigenética ya se están utilizando en el tratamiento del cáncer y otros 15 están en fase de desarrollo clínico, de los cuales se espera que al menos dos sean aprobados en 2008 por la Agencia americana de Medicamentos (FDA, en sus siglas en inglés).