El Centro Tecnológico de Nutrición y Salud (CTNS) ha descubierto que el consumo en formato microencapsulado de esteroles vegetales, que bloquean la absorción del colesterol en el intestino, acelera hasta un 20 % sus efectos beneficiosos sobre la reducción de los triglicéridos.

Este descubrimiento del CTNS, que próximamente se integrará en el centro tecnológico Eurecat, cifra en ese 20 % el aumento de los efectos beneficiosos de la ingesta de esteroles vegetales microencapsulados en la reducción del nivel de triglicéridos y en la protección del hígado y, por tanto, en su impacto contra la obesidad y el síndrome metabólico.

Según ha explicado el director del CTNS, Lluís Arola, «la microencapsulación de los esteroles vegetales convierte el ingrediente en más biodisponible, por lo que se consigue un efecto beneficioso de forma más rápida e ingiriendo menos cantidad de producto».

Según Arola, este estudio «abre las puertas a nuevos estudios sobre la eficacia sobre la salud de compuestos bioactivos en formato microencapsulado, como minerales, extractos botánicos, luteína, curcumina, aceites esenciales, péptidos o proteínas».

Los esteroles vegetales están presentes en pequeñas cantidades en algunos alimentos, como el aceite de girasol y la soja, pero insuficientes para lograr un efecto sobre niveles altos de colesterol.

La investigación ha sido publicada por la revista Nutraingredients.