MADRID, (EUROPA PRESS) Los pacientes que siguen tratamientos contra la osteoporosis con risedronato, comercializado en España como ‘Acrel’ por Procter&Gamble, tienen un 43 por ciento menos de posibilidades de sufrir una fractura de cadera durante el primer año de tratamiento que los que se tratan con alendronato, según los resultados del estudio REAL, presentados este fin de semana en el Séptimo Congreso Europeo sobre los Aspectos Clínicos y Económicos de la Osteoporosis y la Osteoartritis (ECCEO en sus siglas en inglés), celebrado en Oporto (Portugal) y patrocinado por la Alianza para la mejor salud ósea, formada por Procter&Gamble y Sanofi Aventis.

El estudio de cohorte retrospectivo REAL, que utilizó información específica de 12 millones de pacientes de bases de datos estadounidenses e incluyó a 33.830 mujeres que empezaron a ser tratadas con una dosis semanal de risedronato o alendronato en casos clínicos "reales", reveló además que el risedronato protege de las fracturas vertebrales y no vertebrales desde el sexto mes, algo que ,según el estudio, no había conseguido ningún otro tratamiento con bifosfonatos en un estadio tan temprano. "Los análisis comparativos, extensos y retrospectivos como el REAL deberían tenerse en cuenta para optimizar decisiones respecto al tratamiento y para mejorar la atención al paciente", aseguró el profesor Pierre Delmas, presidente de la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF en sus siglas en inglés) y uno de los organizadores del congreso. Por otra parte, el risedronato, según datos presentados en el congreso, ayuda a que los huesos sean menos propensos a las fracturas, al reducir el efecto de las células que perjudican o contribuyen a la pérdida del hueso. Además, según demostraron estudios clínicos realizados con 15.000 pacientes, el risedronato fue efectivo y bien tolerado, y los efectos secundarios fueron parecidos a los de los pacientes tratados con placebo, en los 5 años siguientes. Además, las molestias gastrointestinales, una de las cosas que más preocupan a las pacientes y que es causa común en el abandono del tratamiento, según afirmaron varios expertos en el congreso, disminuyen en el tratamiento con risedronato y son comparables a las molestias gastrointestinales que causa el placebo. En España, el risedronato está comercializado por Procter&Gamble como ‘Acrel’. Además, para completar y mejorar las medidas en cuanto a prevención y tratamiento de estas enfermedades, Procter&Gamble ha lanzado MorphoXpress, un software específico que ayuda al médico a evaluar la fractura vertebral osteoporótica, y ha desarrollado un dipositivo electrónico que ayuda en el cálculo de la predicción del riesgo de la fractura osteoporótica. Procter&Gamble, en colaboración con la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), también ha diseñado el programa Divino, con el objetivo de ayudar a los pacientes a cumplir el tratamiento a largo plazo.