MADRID (EUROPA PRESS) El agua de mar tiene grandes virtudes terapéuticas para tratar la rinitis alérgica, la sinusitis y otras enfermedades nasosinusales al favorecer la limpieza de las vías respiratorias, según explicó la doctora de la Clínica del Doctor Pros, Ana leson, en el marco del seminario ‘El agua de mar en la terapéutica’ de Laboratorios Quinton celebrado esta semana en Madrid.

Según esta experta, el agua de mar es un verdadero suero fisiológico natural al contener 300 miligramos de sustancias orgánicas por cada litro y más de 90 minerales y oligoelementos que le atribuyen grandes virtudes terapéuticas para tratar este tipo de enfermedades. En concreto, la doctora leson destacó la función hipertónica del agua marina, que resulta mucolítica, expectorante y aumenta la frecuencia ciliar, al tiempo que también sirve de hidratante y estimulante de la circulación local. Estudios realizados anteriormente han demostrado que el enjuague de la cavidad nasal con agua de mar promueve el aclaramiento mucociliar y el drenaje de la materia incrustada sin ningún efecto adverso. De hecho, informó Laboratorios Quinton en un comunicado, su uso implica una menor dependencia de otros medicamentos y menos visitas médicas. En Canadá y Estados Unidos se recomienda el uso de irrigación nasal para todas las causas de rinosinusistis y para la limpieza postoperatoria de la cavidad nasal, ya que minimiza la resistencia antibiótica y alivia síntomas de muchas enfermedades nasosinusales. Entre las principales terapias en las que se utiliza el agua de mar, la doctora leson destacó el chorro de vapor caliente de agua de mar isotónica, que actúa a nivel de las vías respiratorias altas, al tiempo que humedece e hidrata la mucosa nasal, bucal y faríngea, los ojos, la piel y el oído externo. También se utiliza la ducha nasal micronizada haciendo circular el agua de mar isotónica por las fosas nasales ya que, en este caso, fluidifica y arrastra las secreciones presentes en la cavidad nasal y el espacio orofaríngeo.