(Foto: abc.es)

El Hospital Universitario del Henares, en Madrid, ha desarrollado una nueva técnica quirúrgica mínimamente invasiva para abordar el tratamiento del cáncer de faringe y laringe y otras lesiones de la vía aerodigestiva superior, que reduce el sangrado y mejora la recuperación del paciente.

Una técnica novedosa, concebida por el Jefe de Servicio de Otorrinolaringología, Mario Fernández, que permite intervenir por vía endoscópica a través de la boca, sin dejar cicatrices externas, informa el Gobierno madrileño.

Gracias a esta técnica, se pueden abordar lesiones de amígdalas, paladar blando, base de la lengua, pared posterior y lateral de la orofaringe, hipofaringe y lesiones supraglóticas, glóticas y subglóticas.

De momento se ha operado con esta nueva técnica a 50 pacientes con éxito en todo el territorio nacional, especialmente en la Comunidad de Madrid y en Cataluña.

Las ventajas de esta técnica frente a la cirugía tradicional abierta es que es rápida, evita la morbilidad de las incisiones externas, reduce de manera significativa el sangrado por el empleo de un bisturí de ultrasonidos y mejora la recuperación funcional del paciente.

Todo ello hace que esté especialmente indicada para pacientes previamente tratados con radioterapia, en los que los abordajes abiertos tienen más complicaciones y más secuelas.

Comparándolo con la cirugía robótica, los resultados son similares, y sin embargo resulta accesible a cualquier institución ya que evita los elevados costes de adquisición y mantenimiento del robot quirúrgico.

Esta técnica está patentada con el nombre de TOUSS (TransOral UltraSonic Surgery) y está basada en el bisturí ultrasónico como herramienta de resección para lograr extirpar los tumores, que aporta seguridad y una extracción de los tejidos enfermos limpia y sin sangrados.

Ha sido presentada en el Congreso Nacional de Otorrinolaringología celebrado en Madrid en 2014 y en el Congreso Europeo de Praga del 2015, y su aplicación a la Laringectomía Total transoral (a través de la boca) fue presentada en el Congreso Mundial de Cáncer de Laringe en Cairns, Australia, en 2015.