Las comunidades gobernadas por el PSOE han pedido hoy al Ministerio de Sanidad la derogación del real decreto de prescripción enfermera por considerar que ha provocado un conflicto entre enfermeros y médicos.

Así lo ha asegurado hoy el consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, durante un receso de la reunión del Consejo, que preside el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y en el que el análisis de la situación de ese real decreto figura en el orden del día como «asuntos para información».

El consejero extremeño ha admitido que un Gobierno en funciones no puede derogar un real decreto, aunque ha considerado que tampoco lo haría si no estuviera en esa situación de interinidad.

«Si lo quiere llamar postureo me parece bien», ha respondido el consejero a preguntas de los periodistas, aunque ha considerado que el cambio en el horario de la reunión del Consejo a las 16 horas, previsto inicialmente a las 11 horas, «pudiera obedecer» a que los enfermeros habían convocado una manifestación en las puertas del Ministerio esta mañana.

«Solicitaremos abiertamente la derogación porque establece una importante inseguridad» a los enfermeros y crea un «conflicto» entre éstos y los médicos, ha dicho.

Además, según el consejero extremeño, el real decreto se ha aprobado en contra de sectores y profesionales, por lo que las autonomías socialistas creen que deben plantear su situación.