España es el quinto país con mayor ratio de cirujanos plásticos por habitante, con uno por cada 48.806, por detrás de Corea del Sur, Brasil, Grecia y Bélgica, según la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (Aecep).

La asociación celebra esta semana en Madrid su I Congreso Internacional, que reúne a los mejores especialistas del mundo en este campo, lo que convierte a la ciudad en «la capital de la cirugía plástica y estética», según ha explicado el secretario general de la organización, el doctor Moisés Martín Anaya.

Este especialista ha destacado que España es una «potencia mundial» en este campo tanto por la «gran calidad» de los profesionales como por las instalaciones sanitarias y el clima, por lo que «cada vez más extranjeros programan un viaje para ponerse en manos de nuestros profesionales».

En cuanto a sexos, las intervenciones siguen realizándose mayoritariamente a mujeres (87 %), aunque el número de operaciones a hombres está aumentando mucho, según ha afirmado Francisco Menéndez-Graiño, presidente de la Aecep.

En la presentación de este congreso, los médicos han reivindicado una «regulación exhaustiva» para evitar el intrusismo laboral y han insistido en la importancia de ponerse en manos de un «especialista con una atención adecuada» para evitar la «cirugía low-cost» de las grandes corporaciones.

No obstante, han recordado que siempre hay que tener en cuenta que toda cirugía tiene su riesgo, «al igual que coger el coche», como ha aseverado Menéndez-Graiño.

«La cirugía estética es muy seria, pese al aura frívola y banal que la rodea» ha concluido el presidente de Aecep.