París, 14 sep (EFE).- Francia confirmó hoy la detección de una variedad, ilegal en la Unión Europea, de arroz transgénico (OGM) importado de Estados Unidos en siete de 19 muestras analizadas, y pidió a los operadores con arroz procedente de ese país que bloqueen su comercialización hasta confirmar que carecen de ella.

La Comisión Europea había pedido a los países comunitarios el pasado 23 de agosto que comprobasen si habían llegado a su territorio partidas de ese producto transgénico, de la variedad LL601, no autorizada para consumo humano. La Dirección General francesa de la Competencia, el Consumo y la Represión del Fraude (DGCCRF) precisó en un comunicado que la presencia de rastros de esta variedad ilegal en las siete muestras es inferior al 0,1 por ciento, mientras que en 12 no se halló nada. Las pruebas se tomaron de arroz de los "principales importadores", que suman el 90% de las compras de arroz estadounidense, apuntó la DGCCRF. El resultado, que confirma el efectuado por las propias empresas a modo de autocontrol, implica la retirada total del mercado de los lotes de arroz con esa variedad de OGM y su destrucción o devolución a Estados Unidos, añadió. Francia importa 20.000 toneladas anuales de arroz estadounidense, el 8 por ciento de su consumo anual, según la DGCCRF, que no especifica el número de toneladas contaminadas. Los principales grupos de distribución en Francia y la Federación de Empresas de Comercio y de Distribución afirmaron ayer que todos los productos contaminados ya habían sido retirados de las grandes superficies del país. En Suecia y Suiza también se ha detectado arroz LL601 en análisis preliminares, aún por confirmar, mientras que la Federación Europea de Productores de Arroz, que representa el 90% del comercio de este producto en la UE, ha informado de su detección en varias partidas. La organización ecologista Greenpeace anunció hoy la publicación de una nueva guía de productos con transgénicos, que comenzará a distribuir el próximo domingo en una decena de ciudades del país. Greenpeace, que la pasada semana había alertado de la presencia en Francia, Reino Unido y Alemania de una variedad ilegal de arroz transgénico de origen chino, calificó estos nuevos casos de "ejemplos escandalosos de contaminación" de la alimentación. EFE