El 57 % de las personas con VIH en España no se hizo el test previamente al considerar que no estaba en riesgo de contraer el virus y el 35 % porque su médico nunca se lo llegó a proponer.

Lo asegura el estudio «Barreras al diagnóstico precoz del VIH en Atención Primaria», que ha contado con la colaboración de 208 médicos de 150 centros de salud de toda España, y ha sido publicado en el último número de la Revista Multidisciplinar del Sida (RMdS).

El director del estudio, Rafael C. Puentes, del Centro de Salud de Frölunda-Närhalsan de Gotemburgo (Suecia), indica que estos datos son «alarmantes» y ponen de manifiesto la necesidad de aumentar el cribado en atención primaria, según un comunicado de la Sociedad Española Interdisciplinar del Sida (Seisida).

En España hay alrededor de un 30 % de personas infectadas que no sabe que lo está y, por ese desconocimiento, son responsables de más de la mitad de las nuevas infecciones.

Puentes abunda en que el problema es que los métodos actuales de cribado están basados en grupos y situaciones de riesgo.

En este sentido, sostiene que son «conceptos obsoletos dado el amplio abanico de prácticas y orientaciones sexuales de nuestros días» y esto hace que muchos pacientes nieguen en la consulta «prácticas que moralmente no son aceptadas por la sociedad» y al final, no se hacen la prueba.

Los investigadores del estudio proponen una «búsqueda oportunista» y se aproveche una analítica que se va a solicitar por otro motivo para incluir la prueba del VIH; el coste adicional sería «mínimo».

Puentes subraya que este método ha demostrado ser coste-efectivo en poblaciones con más de un 0,1 % de prevalencia del VIH, como es el caso de España, y agrega que al solicitar la serología se evita la estigmatización de la prueba.