Salamanca, (EFE).- Alrededor de 200.000 personas padecen en España espondilitis anquilosante, una enfermedad reumática crónica que suele manifestarse por primera vez entre los 20 y los 30 años y que afecta en mayor medida a los hombres que a las mujeres. El doctor Carlos Montilla, adjunto del Servicio de Reumatología del Hospital Clínico de Salamanca, ha destacado que se trata de una enfermedad que sin el tratamiento oportuno puede provocar la disminución de la movilidad del paciente progresivamente. En este sentido, ha comentado que uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los enfermos, "gente joven y en plena actividad laboral", es el retraso en el diagnóstico que suele oscilar entre los seis y los ocho años.

Montilla ha especificado que este retraso se debe fundamentalmente a que en un principio los síntomas de la enfermedad se suelen confundir con los de dolores lumbares y otros transtornos menores. Según el reumatólogo, la detección precoz es "fundamental, ya que los diez primeros años de evolución son determinantes en las secuelas que sufrirá el enfermo a largo plazo". Aunque no se considera una enfermedad hereditaria, el 90 por ciento de las personas que la padecen son portadoras del antígeno HLA-B27, que se transmite por los genes y está localizado en el cromosoma 6. La vocal de la coordinadora de Asociaciones de Espondilitis y afectada por la enfermedad, Raquel Martín-Garay, ha explicado que el congreso que se celebra en la capital salmantina pretende dar respuesta a las dudas de pacientes y sus familias. En el programa se abordarán aspectos como la aplicación de las células madre a determinados enfermos o el manejo del dolor con fármacos. EFE