Madrid, (EFE).- El 50 por ciento de los casos de incapacidad laboral registrados en España está asociado con alguna de las doscientas enfermedades reumatológicas que padecen en este país ocho millones de personas. El doctor Benito Durán, presidente de la Confederación Española de Enfermedades Reumáticas (Confepar), demandó hoy del Ministerio de Sanidad la apertura de conversaciones con los afectados para elaborar una estrategia nacional sobre esta patología. Durán hizo estas declaraciones en el marco de una reunión con más de cincuenta asociaciones que representan a la inmensa mayoría de enfermos reumáticos, convocada para consensuar qué planteamientos y demandas trasladarán al titular de Sanidad, Bernat Soria.

Subrayó que aunque el reúma no sea la primera causa de mortalidad en este país, sí constituye la primera de incapacidad laboral permanente y la segunda de incapacidad transitoria. La presidenta de la Sociedad Española de Reumatología (SER), Rosario García, comentó que "parece mentira" que una dolencia que ocupa una de cada tres consultas de Atención Primaria no tenga una política sanitaria para el conjunto del Estado, donde las desigualdades en la atención de este colectivo son evidentes. La falta de servicios de reumatología y de reumatólogos representa una de las principales demandas de los afectados, ya que sólo hay un especialista por cada 50.000-70.000 pacientes, cuando la cifra recomendada por la Unión Europea es de uno por cada 35.000-40.000. El doctor arguyó que el sistema público de salud está formado por Administración, médicos y pacientes, y es financiado por éstos últimos, que tienen "el derecho de participar en las políticas que les afectan". "Pretendemos establecer unas relaciones de colaboración con el Ministerio y con los médicos para que escuchen las experiencias de las personas que tenemos estas enfermedades, porque somos quienes sabemos lo que nos duele, lo que necesitamos y lo que nos falta", apostilló. El presidente de Confepar adujo que la atención que reciben es la "más dispersa de todas" porque son tratados, entre otros profesionales, por pediatras, ginecólogos, endocrinos, traumatólogos, rehabilitadores y reumatólogos, y son estos últimos los únicos con formación en la especialidad. El Ministerio, a su juicio, tiene que aclarar esta situación y establecer criterios a la hora de abrir un hospital para que haya un servicio de reumatología proporcional al número de pacientes y no sólo en función de "criterios totalmente gerenciales o económicos". Durán confía en que Soria, ministro en funciones, traslade sus propuestas al Consejo Interterritorial de Salud para que participen de la futura estrategia nacional todas las comunidades autónomas. El responsable de Confepar concluyó que la Administración debe escuchar sus planteamientos en un momento en que está "haciendo algunos esfuerzos" en torno a las personas dependientes. EFE