El brote de tos ferina que fue detectado la semana pasada en un centro de educación secundaria de la ciudad de Valencia podría afectar a 26 menores, que presentan síntomas de la enfermedad y siguen tratamiento.

La Conselleria de Sanidad ha informado de que a estos jóvenes, siguiendo el protocolo de vigilancia y control de la enfermedad, se les ha prescrito tratamiento temprano para curar la enfermedad y cortar la transmisión, y ninguno de ellos ha requerido hospitalización.

El área de Salud Pública de la Conselleria ha informado al centro educativo de todo el proceso y está llevando a cabo la investigación epidemiológica pertinente para poder adoptar las medidas profilácticas adecuadas para interrumpir la transmisión. Sanidad ha recordado que la tos ferina «sólo es grave en recién nacidos, no en adolescentes o adultos».

La Conselleria informó el pasado viernes de la declaración de un brote de tos ferina que podría afectar a 19 menores.

El primer caso fue detectado a finales de marzo y, como el periodo de incubación es amplio, desde entonces se realiza un seguimiento de los contactos.

Según la Conselleria de Sanidad, la tos ferina está incluida en el calendario sistemático de vacunación infantil y para las mujeres embarazadas en el último trimestre con una cobertura superior al 95 %