Los gases intestinales, conocidos en términosmédicos como meteorismo, no son una enfermedad, sino más bien un síntoma que está en relación con la alimentación y el estilo de vida. Es un trastorno muy frecuente que puede evitarse con la adopción de determinados hábitos saludables. Sin embargo, según la edad y la forma en que se presenten, pueden enmascarar enfermedades tan importantes como el síndrome del intestino irritable. Eructos, ruidos, hinchazón abdominal y flatos son algunas expresiones que adoptan los gases intestinales.

¿QUÉ ES?

Para referirnos a las molestias relacionadas con la presencia de gas en el intestino, utilizamos términos como "meteorismo" o "flatulencia". El meteorismo es un cuadro clínico debido a un exceso de gas dentro del intestino, y al aumento de la sensibilidad de las paredes de este a la distensión. No existen datos concretos sobre su frecuencia, pero se sabe que es una afección muy común en la población general, que puede resultar muy molesta. Es frecuente en personas con trastornos digestivos de tipo funcional. Sin embargo, según la edad y la forma en que se presente, puede ser síntoma de diferentes enfermedades.

FUENTES Y ELIMINACIÓN DEL GAS INTESTINAL

El gas presente en el intestino (nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, dióxido de carbono y metano) proviene, fundamentalmente, de tres fuentes: el aire tragado, la producción intestinal y la difusión desde la sangre. El aire que se traga es el principal origen del gas en el estómago. La mayoría de este es eructado, y sólo una pequeña cantidad llega al intestino. La mayor parte del gas intestinal, procede de la fermentación de algunos alimentos que comemos a diario, producida por la flora intestinal. Y por último, desde la sangre pueden pasar al intestino determinados gases (nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono).

Los gases intestinales se eliminan del aparato digestivo por varios mecanismos: eructos, difusión a la sangre, metabolismo de las bacterias del colon y eliminación por el ano (ventosidades o pedos).

¿POR QUÉ APARECE?

En condiciones de ayuno, en los intestinos existe poca cantidad de gas (100-200 ml), que se consigue mantener por la existencia de un adecuado equilibrio entre la producción y la eliminación. Una alteración de este equilibrio puede desencadenar meteorismo. Existen muchas circunstancias que están asociadas al aumento de producción de gas: tragar demasiado aire (aerofagia) por comer deprisa, o en situaciones de estrés, ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono no absorbibles (aumenta la fermentación en el colon), cambio brusco en la alimentación (aumento del contenido de fibra) y tomar antibióticos que alteren la flora intestinal, entre otros. Es importante resaltar que en los pacientes que se quejan de dolor por meteorismo, no existe un aumento en la cantidad de gas en el intestino. Lo que sí hay es cierta dificultad en el avance del aire por el intestino, y además, en algunas personas, una mayor sensibilidad de este, con mayor respuesta dolorosa a la distensión intestinal. En realidad se trata de una percepción exagerada del gas intestinal, produciendo así reflejos dolorosos frente a pequeños aumentos de volumen. Esto explica que en ocasines el tratamiento dietético no dé los resultados esperados.

En menos ocasiones, el meteorismo es un síntoma de cuadros digestivos orgánicos, como la suboclusión intestinal, la intolerancia a la lactosa y otros. En estos pacientes, la presencia de síntomas asociados o de otras alteraciones, hace que el médico pueda sospechar la existencia de problemas asociados.

SÍNTOMAS

Puede producir eructos frecuentes, "ruidos en la tripa", hinchazón abdominal (que puede obligar a aflojarse la ropa) y excesivas ventosidades. Es frecuente que los pacientes refieran que sus síntomas se hacen más importantes a lo largo del día. Como hay mayor sensibilidad de la normal a la distensión, muchas personas refieren dolor.

Eructación excesiva
Eructar ocasionalmente es normal; en algunas culturas incluso representa un signo de satisfacción, de buena educación. Los componentes principales del eructo son nitrógeno y oxígeno (aire); al contrario de lo que creen los pacientes, quienes piensan que es gas generado en el estómago, es aire que es deglutido durante la alimentación, junto con la saliva.

Los volúmenes de aire que se ingieren normalmente son apreciables. Esto se ha cuantificado mediante tomografía computarizada ultrarrápida, con lo que se ha podido establecer que 10 ml de agua se acompañan de 17 ml de aire, de modo que una ingesta líquida de alrededor de 1,5 litros diarios se acompaña de la ingesta de 2,5 litros de aire, aproximadamente.

La eructación excesiva es un síntoma relativamente frecuente, como único motivo de consulta o acompañando a otros síntomas. En el paciente que consulta por este motivo suele corresponder a un mal hábito, generalmente muy arraigado, de deglución crónica de aire. Son personas que, al sentir una tensión epigástrica, intentan aliviarla deglutiendo aire y eructando, pero esta eructación es parcial o no resuelve la sensación de malestar, y el paciente vuelve a deglutir aire, lo que se repite interminablemente.

Con frecuencia este problema se asocia con tensión o ansiedad, de modo que, en su inmensa mayoría, estos pacientes no tienen defectos orgánicos. Ocasionalmente, el paciente asocia la eructación con otros síntomas, lo que se debe tener presente, porque se puede asociar con síndrome ulceroso, dificultad de vaciamiento gástrico, síndrome disfágico, etc.

El tratamiento es difícil. Los deglutidores crónicos de aire no aceptan con facilidad el hecho de que la deglución de aire es la causa del problema y es muy difícil hacerles comprender que no es aire que se produce sino aire que degluten. Es un hábito de difícil corrección y, en este caso, la interacción con el psiquiatra puede ser importante.

Si se detecta alguna enfermedad subyacente se debe tratar y así puede mejorar la eructación; además, se debe identificar las situaciones de tensión y manejarlas adecuadamente.

Distensión abdominal
El paciente describe una sensación de sobredistensión, la que, si es frecuente, persistente o intensa, puede generar inquietud y consulta al médico. Los pacientes suelen interpretarla como manifestación de exceso de gas intestinal, aunque en varios estudios se demuestra que el volumen de gas intestinal es normal.

En un par de estudios recientes se realizó un lavado del gas intestinal por medio de una sonda que se localizó en el ángulo de Treitz y por la cual se infundió argón, que es un gas que no se absorbe. El contenido intestinal promedio de gas fue de 100 cc, con un máximo de 200 cc, tanto en los controles, que no presentaban el síntoma, como en los pacientes con distensión abdominal. Cuando se midió el área gaseosa mediante escáner abdominal, en ausencia de síntomas y con sensación de estar sobredistendido, no se apreció una diferencia significativa.

Los especialistas en el tema, particularmente Levy, en los Estados Unidos, coinciden en que estos pacientes tienden a adelantar el abdomen, por descenso del diafragma, y a acentuar la lordosis lumbar, en forma parecida a lo que se ve en algunas pacientes con seudo embarazo.

Es frecuente la asociación con intestino irritable. En experiencias clínicas, en las que se ha administrado a estos pacientes Psyllium, que es una fibra fermentable por la flora colónica intestinal, o metilcelulosa, que no es fermentable, se ha observado que en los susceptibles se inducen similares sensaciones de distensión, no como consecuencia del gas, probablemente, sino de la mera percepción que induce la fibra higroscópica empapada en agua, que produce sensación de malestar.

Está demostrado que la tolerancia a la distensión con balones, en distintos segmentos intestinales, es considerablemente menor en los pacientes susceptibles, en comparación con las personas que no acusan síntomas de este tipo.

En cuanto al tratamiento, aunque el volumen de gas intestinal sea normal, puede ser útil tratar de reducirlo, porque el problema residiría en una menor tolerancia a volúmenes normales de gas. También se debe educar respecto a la deglución excesiva, porque puede tener participación.

La simeticona puede ser útil, aunque los datos al respecto son poco significativos. Actúa por transformación de múltiples burbujas pequeñas en burbujas más grandes, las que se podrían eliminar con mayor facilidad por la vía rectal.

También se puede considerar el uso de carbón activado
Se debe tratar el intestino irritable subyacente y se deben evitar las dietas restrictivas, porque es difícil sostenerlas a largo plazo.

Eliminación de gas rectal
Puede ser motivo de consulta en dos circunstancias: ventosidades rectales frecuentes, voluminosas o excesivamente malolientes. Estos dos tipos de síntomas se deben interpretar por separado, porque los gases que contribuyen al volumen de las ventosidades rectales se generan en el colon, particularmente hidrógeno, amonio y dióxido de carbono, o provienen del aire deglutido (nitrógeno y anhídrido carbónico), gases que constituyen prácticamente 100% del volumen y no tienen un olor particular.

Por la vía rectal de los adultos normales pueden pasar entre 400 ml y 2.500 ml de gas, con una frecuencia promedio de 10 ventosidades rectales al día, muchas de las cuales pasan inadvertidas. El análisis de la composición del gas rectal permitiría definir su origen, pero esto es difícil, pues no se dispone de estas técnicas en la clínica habitual.

El gas rectal, especialmente nitrógeno, proviene de la deglución y de las bacterias del intestino grueso y porción terminal del intestino delgado, y hay un balance entre estos dos procesos. La producción de dióxido de carbono, hidrógeno y metano se verifica a partir de sustratos fermentables, como los hidratos de carbono. Las bacterias consumen estos gases, particularmente el hidrógeno, que se consume en 90%; en algunas personas cuya flora intestinal es adecuada también se consume un porcentaje del metano.

DIAGNÓSTICO

Los síntomas que nos comunica el paciente y la exploración física hecha en la consulta, generalmente son suficientes para establecer el diagnóstico. En ocasiones, se solicitarán pruebas para descartar la presencia de enfermedades digestivas que puedan manifestarse como meteorismo.

TRATAMIENTO

El pilar fundamental del tratamiento es la regulación en la dieta de los alimentos flatulentos (que producen gas), así como el control de determinados comportamientos de la vida diaria. Los fármacos pueden ayudar a disminuir las molestias, pero su papel beneficioso a largo plazo sobre los síntomas es actualmente limitado.

ALIMENTOS ACONSEJADOS

Leche y lácteos: leche entera, semi o desnatada -depende de las necesidades individuales-, pero en especial, se recomienda consumir con mayor frecuencia los derivados lácteos menos grasos.

Carnes, pescado, huevos y derivados: todos, con la frecuencia que marcan las recomendaciones de alimentación equilibrada

Cereales y patatas: todos salvo los indicados en "alimentos permitidos y limitados".

Legumbres: lentejas, garbanzos, alubias, habas, guisantes… Se recomienda combinar solo con patata o arroz y verduras, y si aún así no sientan bien, pasarlas por el chino o pasapurés para eliminar los "hollejos" y mejorar su digestibilidad.

Verduras y hortalizas: todas salvo las flatulentas, preferiblemente una ración diaria en crudo (ensalada).

Frutas: todas salvo las indicadas en el apartado de "alimentos limitados".

Bebidas: agua, caldos, infusiones suaves y zumos naturales.

Grasas: aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja…), mantequilla, margarinas vegetales.

ALIMENTOS PERMITIDOS (Consumo moderado y ocasional)

Leche y lácteos: batidos lácteos, postres lácteos tipo natillas, flan, arroz con leche.

Carnes semigrasas, jamón y fiambres magros y otros embutidos más grasos.

Cereales: cereales de desayuno integrales y muesli, según tolerancia individual por su contenido en fibra (véase "recomendaciones dietéticas").

Bebidas: zumos comerciales azucarados, bebidas refrescantes sin gas de extractos de frutas no azucaradas.

Otros productos: miel, mermeladas, bollería y repostería sencillas (las que en composición más se parecen al pan: bollo suizo, bizcochos de soletilla), helados y sorbetes, mayonesa.

ALIMENTOS LIMITADOS (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades)

Leche y lácteos: leche condensada y lácteos con nata o enriquecidos con nata.

Carnes grasas, carne cocida dos veces o muy condimentada, productos de charcutería y vísceras

Cereales: pan fresco recién horneado tipo baguette y pasta poco cocida (fermentan en el estómago y crean molestias), galletas rellenas o bañadas con soluciones azucaradas o chocolate, etc.

Legumbres: aquellas que se cocinan con ingredientes grasos de origen animal (chorizo, morcilla, tocino, etc.).

Verdura flatulenta: alcachofas, col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, pimiento, pepino, rábanos y rabanetas, cebolla, puerros y ajos.

Frutas: fruta en almíbar, frutas secas y frutas confitadas.

Bebidas: café y té fuertes, bebidas con gas, bebidas con chocolate y bebidas alcohólicas de baja graduación (cerveza, vinos de mesa, sidra).

Grasas: nata, manteca, tocino y sebos.

Otros: pastelería y repostería rellenas, con chocolate o bañadas en soluciones azucaradas, golosinas y dulces, frutos secos, etc.

Edulcorantes: azúcar común o sacarosa, fructosa y jarabes de glucosa.

Cuidados generales y régimen de vida

Ayudarán a disminuir las molestias y mejorar la calidad de vida:

—Es preferible no fumar; los chicles y caramelos, sobre todo sin azúcar, pueden aumentar los síntomas.

—Se debe mantener una higiene bucal adecuada.

—A veces se puede tener la constumbre inadvertida de tragar aire (tragos "secos") en situaciones de nerviosismo: es preciso evitar esto.

—Es importante beber y comer despacio, masticando bien; no se debe hablar excesivamente durante la comida.

—Las bebidas con gas o carbonadas aumentan el meteorismo; no se debe beber en posición acostada, ni acostarse inmediatamente después de comer.

—Si se producen muchos eructos, puede suceder que antes de eructar, se aspire aire, por lo que se debe expeler al exterior antes de que alcance el estómago; esto pasa sobre todo cuando se está nervioso o bajo cualquier estrés, pero si no se traga aire, no se tendrán estas molestias.

—Cuando se nota mayor distensión del vientre, con dolor más intenso, aplicar calor local (manta eléctrica, etc.), y situar el cuerpo reclinado hacia delante (incluso de rodillas apoyado en los codos).

—Evitar el estreñimiento y hacer ejercicio físico (andar, pasear…).

Pautas generales en alimentación

—En muchos casos es interesante eliminar la toma de leche durante un par de semanas, por si hay intolerancia a la lactosa. Si esto tiene éxito, es recomendable restringir el consumo de leche y derivados, aunque se pueden consumir sin problemas el yogur, el queso semicurado o curado y la mantequilla.

—Conviene moderar la grasa y la fibra en la dieta.

—Los alimentos que más gas producen son los siguientes: habas, alubias, repollo, coles de Bruselas, pan, pastas, manzanas, peras, melocotones, ciruelas, granos de trigo, maíz y avena, patatas, vino tinto y cerveza; el salvado, sobre todo el procesado (en polvo) puede producir también gases.

—Los alimentos que no llevan azúcar y sí sorbitol que se emplea mucho como edulcorante (en chicles, etc…), pueden producir más gases, e incluso diarrea.

Fármacos

No son tan importantes como la alimentación en el tratamiento. Se pueden utilizar distintos fármacos para diferentes objetivos:

—Para aliviar el hinchazón del vientre disminuyendo el volumen de gas (antiflatulentos), como los del grupo de las siliconas (simeticona/dimeticona).

—Para disminuir la molestia o dolor ocasionado por el gas (espasmolíticos).

—Para favorecer el tránsito intestinal (procinéticos).

—Para disminuir el componente de ansiedad en pacientes con estrés que tragan mucho aire (ansiolíticos).

—Para disminuir el aumento de la sensibilidad a la distensión abdominal (antidepresivos a dosis bajas).